Detienen a exministro de Defensa georgiano a su regreso a Tiflis

Okruashvili, antiguo colaborador del presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, cayó en desgracia a finales de 2008, después de criticar dura y públicamente la gestión del jefe del Estado.

El exministro fue detenido acusado de corrupción, pero tras ser puesto en libertad provisional consiguió huir del país hacia Alemania y, desde allí, se trasladó a Francia.

"Creo que (Okruashvili) ha vuelto para demostrar en Georgia su inocencia", dijo la ministra georgiana de Justicia, Tea Tsulukiani, al anunciar la detención del exministro, sobre el que pesaba una orden de busca y captura.

Tsulukiani indicó que el caso de Okruashvili será "investigado de manera objetiva", pero al mismo tiempo señaló que su retorno al país "no significa automáticamente que sea inocente".

Tras la derrota de su formación en las parlamentarias del pasado 1 de octubre, Saakashvili ha perdido casi todas sus prerrogativas como jefe del Estado y se verá obligado a cohabitar en el poder con el primer ministro, Bidzina Ivanishvili, uno de sus más acérrimos adversarios, hasta octubre de 2013, cuando concluye su mandato.

La víspera, el Comité de Derechos Humanos del Parlamento de Georgia elaboró una lista de 180 personas que se encuentran en prisión por motivos políticos y otra con 22 personas, entre ellas Okruashvili, que se vieron obligadas a abandonar el país por las mismas razones

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies