Un nuevo barrio para Cheliábinsk con sello barcelonés

Una empresa hispano-rusa diseña un proyecto con 1.100 viviendas, una escuela y dos guarderías en la ciudad de los Urales. Fuente: Avante Ingeniería

Una empresa hispano-rusa diseña un proyecto con 1.100 viviendas, una escuela y dos guarderías en la ciudad de los Urales. Fuente: Avante Ingeniería

La crisis que vive el sector de la construcción en España está llevando a algunas empresas a dar el paso hacia la internacionalización y, sin duda, entre los mercados interesantes se encuentran los países emergentes y, en particular, la Federación Rusa. Precisamente hace poco, Rusia Hoy publicó un tema al respecto y hace tan sólo unos días, se firmó un acuerdo en Moscú gracias al cual la compañía hispano-rusa Avante Ingeniería desarrollará un proyecto para la construcción de un nuevo barrio a la orilla del río Miass, en Cheliábinsk.

Avante Ingeniería es el fruto de la colaboración entre dos empresas del mismo sector, la construcción, pero con perfiles diferentes y complementarios: la rusa Stroiproekt –con 250 trabajadores y especializada en grandes edificaciones- y la catalana Dopec, con una quinta parte de empleados y con gran experiencia en obra civil. Ha realizado proyectos como puentes, carreteras, estaciones de metro, depuradoras y un largo etcétera desde que se fundó en 1989.

Empresas y organismos públicos, que ahora tienen las arcas vacías, eran los principales clientes de Dopec. La crisis les golpeó fuerte. Habían llegado a tener más de 100 trabajadores y contaban con sedes en Madrid, Girona, Lleida, Palma y Marruecos.

Solo esta última –además de la central, en Barcelona- se mantiene hoy en funcionamiento. “Nos salvamos gracias a los proyectos que tenemos en países como Chile, Colombia, Ecuador o Marruecos”, afirma Dmitri Terentiev.

Las posibilidades que ofrece la Federación Rusa como país emergente y de gran tamaño, unido al hecho de que uno de los directivos de Dopec, Terentiev, fuese moscovita y mantuviese contactos con su país, llevó a la compañía a acercarse al mercado ruso y, en concreto a Stroiproekt.

La alianza entre las dos compañías cristaliza este mismo año con la constitución de la sociedad mixta Avante Ingeniería, con capital ruso y español al 50%.

Terentiev, director general adjunto de Avante Ingeniería explica: “La idea es la siguiente. Stroiproekt consigue proyectos en Rusia y el trabajo de diseño básicamente lo hacemos desde Barcelona”.

Además, “desde Dopec, ofrecemos ingeniería de innovación europea al cliente ruso”, por ejemplo, energía geotérmica, poco conocida en Rusia y que sirve para climatizar las edificaciones a través de la temperatura del subsuelo. También tienen pensado “ayudar a empresas o inversores rusos que quieran trabajar en España”.

Dmitri Terentiev reconoce que trabajar en Rusia no es fácil para las empresas españolas.

“La burocracia lo pone muy difícil”, manifiesta. Y es que la legislación rusa exige, entre otras cosas, que las empresas que opten a desarrollar proyectos en este país estén constituidas como compañías en Rusia y tengan experiencia previa en obras realizadas en territorio ruso. Por eso, es tan importante contar con un socio local.

Primer proyecto en los Urales

Gracias a un concurso promovido por un promotor privado, Yevraziiskaya Stroitélnaya Kompania, Avante Ingeniería ya tiene adjudicado un primer proyecto. Se trata del diseño de una zona residencial –técnicamente, un minibarrio- en la ciudad de Cheliábinsk, en los Urales.


View Larger Map

El nuevo barrio, Západni Luch, ocupará una zona de 6,2 hectáreas de solar junto a tres edificios de 25 plantas ya existentes, donde se construirán cuatro edificios más, también de 25 plantas, en su punto más alto.

Tienen forma escalonada e incluyen unas 1.100 viviendas; un parking de dos plantas; un colegio; dos guarderías; locales comerciales; pistas para la práctica de deporte y un restaurante con discoteca.

Las viviendas están situadas junto al principal río de la ciudad, el Miass, en una zona céntrica y “están pensadas para clase media”, señala Terentiev. 

El anteproyecto ya está adjudicado y presupuestado en 205.000 euros. El acuerdo que lo hará posible se selló recientemente en el marco del Foro Empresarial Cataluña Rusia,  que tuvo lugar en Moscú, en presencia del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas.

Pero la alianza entre estas dos empresas pretende ir más allá y ya están estudiando otros proyectos de clientes de Stroiproekt que se podrían desarrollar como Avante Ingeniería. También tienen el ojo puesto en uno de los planes más ambiciosos que se ha planteado Rusia en materia de obra pública: la red de carreteras.

La Federación Rusa cuenta con una “muy buena” red de ferrocarril y un sistema aéreo y de navegación igualmente eficaz.

Sin embargo, la red de carreteras es “antigua y deficitaria”, en palabras de Terentiev. Por eso, se ha previsto construir 900.000 kilómetros de carreteras en 30 años, es decir, 30.000 kilómetros al año. Todo un reto en el que Avante Ingeniería querría participar.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies