Cómo adornar un Lada

Numerosos jóvenes se dedican a transformar viejos automóviles rusos en modernos coches. Fuente: Elena Pochetova

Numerosos jóvenes se dedican a transformar viejos automóviles rusos en modernos coches. Fuente: Elena Pochetova

En Rusia el automóvil es más que un medio de locomoción, es un indicador del estatus y un medio de expresión. Pero desde la época de la Unión Soviética, se producen coches que no están pensados para la competencia, por lo que su comodidad y el aspecto siempre dejan mucho que desear. Esta característica de la industria nacional hizo que la gente empezara a modificar de forma autónoma sus coches.

La moda de adornar los automóviles ha cambiado con el tiempo. En la época soviética, los entusiastas de los coches honraban el volante de piel, el mango de las marchas de plexiglás con una rosita en el centro y banderas de diferentes países en la luna delantera.

En los años 90, se puso de moda el alerón trasero, los cristales ahumados y los ambientadores de plástico en forma de corona imperial en la luna delantera. Ahora, el exagerado eje trasero ha cambiado a una caída baja con falsos tubos de escape. Los amantes de la modificación de sus coches se unen en una asociación donde comparten intereses, experiencia y éxitos.

Eduard, propietario de un Lada Priora del 2011, pertenece al club Automóviles Caucásicos Tuneados. Este estilo de tuneo tiende a ajustar lo más bajo posible el automóvil, a los cristales ahumados, a un potente aparato de música y al revestimiento del interior.

Fuente: Elena Pochetova

“Es importante que el coche sea visible y se oiga desde lejos para que todos se vuelvan”, dice Eduard. Goza de mucha estima el Lada Priora,  como el modelo más nuevo de Avtovaz, pero, en principio, fabrican Ladas más antiguos como los Deviatki,  lo más importante es que el coche sea lo más bajo posible”.

Prácticamente no cuesta nada hace un ajuste. 1.000 rublos, unos 30 dólares, por serrar un par de roscas en el resorte trasero. Es el método más fácil, pero se pueden poner amortiguadores de carrera corta o incluso aplicar la suspensión de neumáticos. Esta adaptación sale más cara.

Eduard dice que hace mucho tiempo que el estilo caucásico salió de los límites territoriales: “En el Club hay muchos rusos, este estilo les encanta. Y vamos en un Lada Priora no porque no tengamos dinero para uno de importación, simplemente porque me parece que modificarlo resulta mucho mejor que adquirir cualquier coche de marca extranjera”.

Por su parte, Denís de Kaluga, ya ha jugueteado con un Lada y ahora quiere un verdadero coche deportivo. Para la realización de sus sueños compró un Toyota MRS 2002 no estándar con el volante a la derecha. Ahora tiene que transformarlo hasta que tenga las condiciones necesarias. “Aquí hay una suspensión a tornillo que permite ajustar la distancia al suelo y proporciona una mayor estabilidad en la carretera”, dice.

El coche tiene una carrocería no estándar, con asientos de Recaro en el interior, el volante y la palanca de cambios KPP Momo, llantas de aleación de 17”.

No excluye que con el siguiente paso se convierta en un verdadero súpercoche: “Muchos dicen que si quieres llevar un Ferrari o un Porsche, compra primero un MRS, para aprender a conducir. Su comportamiento en carretera es muy similar, aquí, también el motor está detrás y el centro de gravedad aproximadamente en el medio de la carrocería”. El logotipo de Ferrari en la parte delantera del vehículo de manera inequívoca confirma las demandas de su propietario.

Oleg Efremov de Schólkovo, como Denis, transformó el coche para sorprender a los demás. Para experimentar eligió el viejo Lada 21013 de 1984, la copia del Fiat italiano de los años 60. Originalmente, cuando compró el coche llevaba un motor adicional de 1,7 litros, pero como resultado del ensanchamiento de cilindros y los cambios del volumen aumentó a 1,8 litros. Nadie puede decir el kilometraje exacto, ya le han cambiado el cuentakilómetros.

“Le he puesto faros xenón de Mazda 3, he aumentado el radiador, he puesto ventiladores de Nissan Primera, discos de freno, freno de mano hidráulico,  cilindro principal de freno de Audi A8, sistema de ignición con microprocesador.

En el interior, palanca KPP de carrera corta, instrumentos adicionales: mezclómetro, voltímetro y sensor de descarga en el colector”. El faro derecho, ya se ha fundido un poco, pero Oleg va a reemplazarlo: “compré un metro cuadrado de este cristal, se puede cortar lo que haga falta”.

Yuri, de Moscú, así como Oleg y Denis está en el Club de los aficionados a los coches Lada, el Cars Club. Está trabajando en un automóvil Lada 2107, del  2003. La primera impresión al echar un vistazo a su coche es un vacío, solo se ve el motor y el depósito de expansión para el líquido refrigerante.

“Merece la pena poner un bloque de 16 válvulas de Lada Priora, una entrada de cuatro válvulas Toyota Levin y un inyector de Volvo C90. En el motor se pueden ver los llamados 'megáfonos', que son 'tubos de pantalla' para la succión del aire.

Tuve que serrar la abertura de la capota para que el aire pudiera fluir. Yuri recogió este coche  para el aprendizaje de carreras, por eso tiene grandes ruedas delanteras, rígidos amortiguadores, en el interior asientos deportivos con cinturones de seguridad de cuatro cierres, dirección asistida eléctrica y carrocería deportiva reforzada.

Los propietarios de los automóviles Lada dicen que los coches rusos resultan un buen campo de experimentos. Son baratos y todos los problemas se resuelven con la ayuda de una llave del 13, un martillo y un esmeril angular. Lo que se obtiene como resultado, puede parecerle gracioso a alguien pero en realidad es el fruto de noches de insomnio y duro trabajo, la expresión de un punto de vista sobre lo bello.

Vea también: Los autos Lada tuneados y la cultura juvenil en Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies