Rusia rechaza la renuncia de Al Asad como condición para el diálogo en Siria

"Esa condición es inaceptable para Moscú. (Los rebeldes) quieren primero la cabeza de Al Asad antes de comenzar cualquier diálogo. No apoyamos esa posición", señaló Lavrov en una rueda de prensa en Ammán, donde se halla de visita oficial, justo a su homólogo jordano, Naser Yudeh.

Lavrov se reunió en Jordania con líderes de la oposición siria, entre ellos el primer ministro desertor Riad Hiyab, quien insistió en la demanda de que Al Asad dimita antes de que los rebeldes se sumen a las negociaciones para hallar una solución a la guerra civil.

El ministro ruso comentó después: "Debería darse prioridad a frenar la violencia, porque más lucha significará la muerte de más personas. Estamos intentándolo con todas las partes y con el Gobierno sirio y la oposición."

Pese a ello, Lavrov reconoció que en su reunión con Hiyab no buscó "acuerdos finales", sino dar pasos hacia un cese de la violencia "a condición de que no sea aprovechado por ciertas partes para mejorar sus posiciones militares sobre el terreno".

Rusia está preparada para un diálogo sobre el conflicto sirio, aseveró Lavrov, que se base en los acuerdos de Ginebra, que recogen el inicio de un diálogo entre régimen y rebeldes para la creación de un Gobierno transitorio.

De igual forma, se mostró partidario de que los observadores de la ONU regresen a Siria y se aumente su número, pese a que su misión fue suspendida hace meses porque no se podía garantizar su seguridad.

Lavrov señaló que no existe riesgo de que el régimen sirio utilice armas químicas contra la población, "pero sí de que lo hagan los grupos terroristas", y negó que su país haya suministrado ese tipo de armamento a Damasco.

Sin embargo, admitió que Moscú ha abastecido al régimen con "armamento convencional, como armas antiaéreas, en cumplimiento de los contratos suscritos mucho tiempo antes de que comenzara la crisis".

El jefe de la diplomacia rusa acusó al Ejército Libre Sirio (ELS) de haber recibido material bélico de distintos países, incluidos 50 misiles tierra-aire Stinger.

"Varias naciones que participaron en los acuerdos de Ginebra están presionando a la oposición para que no acepte las negociaciones", señaló.

Por su parte, el jefe de la diplomacia jordana destacó que el diálogo con Moscú "debería continuar hasta que se alcance una solución política" a la crisis siria.

"Lo más importante es que los contactos con Rusia, Estados Unidos y los países europeos continúen en vistas a llegar a una aplicación real de los acuerdos de Ginebra y a alcanzar un acuerdo que evite al pueblo sirio más tragedias", enfatizó.

Está previsto que Lavrov se entreviste hoy con el rey Abdalá II de Jordania y con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.