El papel de Rusia en la confrontación de Corea

Los proyectos económicos con la Federación pueden ayudar a resolver el conflicto entre los dos países. Fuente: AP

Los proyectos económicos con la Federación pueden ayudar a resolver el conflicto entre los dos países. Fuente: AP

Tras casi 60 años de enfrentamiento, no parece que la situación en esta zona vaya a enfriarse fácilmente. La presencia de armas nucleares complica una posible resolución. Rusia cuenta con una serie de proyectos económicos que incluyen a las dos partes y podrían sentar las bases para una posible resolución.

La última información procedente de la península de Corea parece indicar que los casi 60 años de enfrentamiento no se van a resolver inmediatamente.

 

A lo largo de este otoño, la confrontación militar entre las dos Coreas, desde hace tiempo fundamentada en base a los misiles nucleares, vuelve a  ganar impulso.

 

La actual escalada de tensión empezó a principios de octubre, cuando Seúl y Washington firmaron un acuerdo que permitía a Corea del Sur poseer misiles balísticos de largo alcance.

 

Según el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, esta decisión resultaba una respuesta “razonable y concreta” a la amenaza que representa Corea del Norte.

 

Gracias al nuevo acuerdo con Estados Unidos, Corea del Sur aumenta el alcance de sus misiles entre 300 y 800 kilómetros. A partir de ahora cuenta con capacidad para desarrollar nuevos misiles balísticos capaces de cubrir la totalidad del territorio de Corea del Norte, si el lanzamiento parte de la ciudad surcoreana de Daejeon, situada a 100 kilómetros al sur de Seúl.

 

Además, los estadounidenses siguen apoyando a su aliado del Lejano Oriente en el tema antimisiles. A finales de octubre, el jefe del Pentágono, Leon Panetta, delcaró que “la República de Corea y Estados Unidos continuarán el diálogo sobre la cuestión de la defensa antimisiles con el fin de seguir observando cuidadosamente a la República Popular Democrática de Corea, con la intención de evitar cualquier provocación de su parte”.

 

La respuesta de Corea del Norte no se hizo esperar.  En una declaración oficial de la Agencia Telegráfica Central de Corea (ATCC) se decía que tienen la capacidad de llevar a cabo, no solo un ataque con misiles en Corea del Sur, sino también a las bases de EE UU en Japón, en Guam y hasta en el territorio continental de Estados Unidos. En general, su declaración decía que están listos para que “todos los enemigos de la revolución sientan un 'verdadero sabor de guerra', aún no conocido en el mundo”.

 

De acuerdo con los medios de comunicación de Corea del Sur, el misil balístico desarrollado en Corea del Norte, el Taepodong 2, tiene un alcance de más de 6.700 km, lo que le permite volar a ciertas zonas de Alaska. Aunque, el reciente intento de probar su lanzamiento en Corea del Norte ha fallado. 

Corea del Norte declaró que era una potencia nuclear en el 2005 y el 2009. Pyongyang llevó a cabo pruebas nucleares y el Consejo de Seguridad de la ONU respondió con sanciones. Las resoluciones 1718 y 1874, exigen que la República Popular Democrática de Corea no realice pruebas nucleares ni lanzamientos de misiles balísticos.

 El tiempo ha demostrado que la acumulación mutua de armas no es propicia para la coexistencia pacífica, como no podría ser de otra manera. Este fue uno de los temas discutidos en una reciente conferencia en Moscú.        

 

Relaciones de Rusia con las 'dos Coreas'

 

Los expertos y participantes en la última conferencia titulada El vector asiático del desarrollo de Rusia y la cooperación bilateral con Corea del Sur, explicaron que la ejecución de proyectos trilaterales, con la participación de Rusia en la península coreana, ayudará a resolver el conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur.

 

En la actualidad existen tres grandes proyectos entre Moscú, Seúl y Pyongyang: la restauración del ferrocarril transcoreano y su conexión con el ferrocarril transiberiano, la construcción de un gaseoducto entre Rusia y la península de Corea y la construcción de líneas eléctricas. 

 

“Si estos proyectos se ejecutan con éxito, no hay duda de conllevará la solución al problema de la paz y la seguridad”, dijo el director adjunto del Centro Ruso de investigación de la APEC, el exembajador de Rusia ante la República de Corea, Gleb Ivashentsov.

 

Según el experto, la confrontación político-militar en la península es “aún más compleja por la cuestión nuclear”, y representa ahora un cúmulo de problemas complicados en el noreste de Asia.

 

“El tema nuclear puede ser resuelto si la comunidad internacional se superpone a la interacción entre los dos estados coreanos”, destacó el embajador.

 

Según el profesor de MGIMO, Dmitri Labin, “no es ningún secreto que la integración económica y los proyectos económicos lleven a un futuro acercamiento. Es posible que esto se convierta en el impulso para romper definitivamente las barreras entre un solo pueblo. Se prevé el crecimiento del bienestar no solo de Corea del Sur, sino también de Corea del Norte”.  

En junio, el embajador de Rusia en Corea del Sur, Kostantín Vnúkov, comunicó que el proyecto trilateral de construcción de un gaseoducto entre Rusia y Corea del Sur a través de Corea del Norte, podría ser completado hacia el 2017. 

 

La longitud total de la tubería podría alcanzar los 1.100 kilómetros, si se selecciona la ruta más corta. De estos, 700 km pasarán por Corea del Norte.

 

Para la exportación de electricidad desde Rusia a Corea del Sur, se planea construir  una línea de transporte de energía eléctrica de 500 kV, desde la región rusa de Primorie hasta Seúl a través del territorio de Corea del Norte. 

 

Si se toma el componente económico como base para la normalización de la situación en la península coreana, la probabilidad de una 'crisis de los misiles'  se reduce sustancialmente. No habrá tiempo de guerrear.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies