Un oratorio creado por un compositor esclavo

La Casa de la Música. Fuente: wikipedia / pxNick@yandex.ru

La Casa de la Música. Fuente: wikipedia / pxNick@yandex.ru

El 4 de noviembre se interpretará en la Casa de la Música de Moscú un antiguo oratorio, "Minin y Pozharski, o la liberación de Moscú", compuesto en 1811. Con este concierto la orquesta 'Música viva' quiere celebrar el día de la unidad nacional.

El primer oratorio de la historia de la música rusa fue compuesto por Stepán Degtiarev. La composición para solistas, coro y orquesta con texto del poeta Nikolái Gorchakov, parecida a una ópera, apareció dos años antes de la muerte de su compositor.

El oratorio está relacionado con la historia del monumento de Minin y Pozharski, obra del escultor Martos que se alza en la Plaza Roja de Moscú. La escultura hace referencia a los dos rusos que lideraron la rebelión contra los polacos en 1612.

   

El monumento de Minin y Pozharski en la Plaza Roja de Moscú. 

Fuente: Wikipedia / Peter Zelizňák

La primera interpretación de la obra bajo la dirección del autor supuso un momento de exaltado patriotismo en las vísperas de la celebración del 200º aniversario de la victoria sobre los polacos.

"Las maravillosas arias, los armoniosos cambios de tono y las fugas magistrales confirman para siempre la fama del caballero Dektiarev entre su compatriotas e incluso entre los ciudadanos de otros países".

Esta cita es testimonio del poeta ruso Derzhavin después del estreno. El caballero, por cierto, era un antiguo siervo: Stepán Anikievich Degtiarev  perteneció desde su nacimiento al melómano conde Nikolái Petrovich Sheremetev y trabajó en su famoso coro musical.

Los protagonistas del oratorio son: Kuzma Minin,  líder de la resistencia ante la invasión polaca y  mercader de Nizhni Nóvgorod (un hombre del pueblo que representa la voluntad de la nación) y el príncipe Dmitri Pozharski, mando militar que encarna el poder del gobierno. Las dos voces principales (Minin y Pozharski) han sido encomendadas a tenores, como escriben los organizadores, "el timbre más noble de acuerdo con los criterios de la época".

La orquesta 'Música viva', bajo la dirección del conocido violonchelista y director Alexánder Rudin, interpretará la obra junto al conjunto vocal Intrada. La música irá acompañada de una proyección de vídeo, ofrecida por la asociación del "Museo de Moscú".

El collage está dedicado a la historia de la ciudad en tiempos de Minin y Pozharski y está inspirada en los objetos de las colecciones del museo.

Además, por primera vez en la capital, el oratorio se representará con todos los instrumentos, para lo que se ha sumado la Orquesta rusa de cuernos bajo la dirección de Serguéi Polianichko. Se trata de un conjunto único que ha resucitado las tradiciones de la música nacional del siglo XVIII.

Cada cuerno produce tan solo una nota y el virtuosismo en este instrumento es algo parecido al arte circense. En la época, la orquesta creó para placer de la emperatriz Isabel Petrovna y estaba muy de moda.

En el oratorio cantarán solistas del teatro Bolshói y del teatro Marinski. Entre otros, la soprano Venera Guimadieva que interpretó brillantemente el papel principal en la reciente 'Traviatta' del Bolshói. El público escuchará a Maxim Paster (tenor) y a Piotr Migunov (bajo).

El papel del príncipe Pozharski lo interpretará el tenor australiano Andrew Goodwin, que domina a la perfección el ruso, lo que demostró hace poco al interpretar el papel de Lenski en 'Evgueni Oneguin', también en el Bolshói.

El campesino ucraniano Stepán Degtiarev cantó desde su infancia en el coro de esclavos del conde Piotr Sheremetev, cortesano en tiempos de Catalina la Grande (segunda mitad del siglo XVIII), para después dirigir el mismo coro.

He aquí como se describe la recogida de los niños en las disposiciones del conde: "Buscar en aquellos lugares a tres muchachos de Ucrania que puedan cantar con buena voz". Sabiendo por experiencia que todos los siervos se negarían a entregar a sus hijos para las fiestas del señor, el conde dispone 'asegurarles que serán cuidados con todo el cariño y condecorados, para que les dejen ir con más gusto".

Degtiarev estudió con los mejores músicos italianos que vivían por aquel entonces en Rusia, hay incluso quien dice que el conde le mandó a estudiar a Italia.

Una vez finalizada su instrucción lo nombraron "maestro de conciertos" en realidad cumplía las mismas funciones de director de orquesta, director musical del coro y el teatro y compositor musical.

La capilla era muy popular y competía con la de la corte, que estaba dirigida por Dmitri Bortnianski, el gran compositor ruso, que reformó el canto religioso y que en su juventud había sido espía ruso en Italia y en los Balcanes.

A comienzos del siglo XIX todo esto llegó a su fin. Los descendientes del conde no amaban la música, redujeron el coro hasta limitarlo a la iglesia familiar. Degtiarev fue despedido con un pasaporte temporal que le permitía a los siervos vivir y trabajar en la capital. Este continuó componiendo e interpretando música, vivió en la pobreza a pesar del reconocimiento generalizado, y continuó siendo siervo hasta su muerte: el conde y sus descendientes no se molestaron en cumplir lo prometido y no le concdieron la libertad al compositor.

No fue hasta dos años después de su muerte. El Senado, que había tomado en sus manos el tutelaje de las inmensas posesiones del conde Dmitri Sheremetev, menor de edad, le dio a Degtiarev la libertad.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies