Rusia critica los llamamientos a crear un Gobierno sirio en el exilio

"Se oyen indicaciones directas sobre lo que debe hacer la oposición siria para formar un Gobierno en el exilio y sobre quien debe entrar en dicho Ejecutivo, con candidatos concretos", afirmó Alexandr Lukashévich, portavoz de la Cancillería rusa.

El diplomático subrayó en un comunicado que, mientras, "esos mismos opositores (sirios) insisten en continuar su línea intransigente de derrocamiento del régimen de Damasco".

"Se dice que EEUU continuará sus esfuerzos de presión sobre las autoridades sirias, inclusive con el endurecimiento de las sanciones", apuntó, citado por las agencias rusas.

Además, añade, "los representantes de EEUU dicen que no piensan esperar un cambio en las posiciones de Rusia y China. Sin rodeos, se da a entender que Washington ve el arreglo del conflicto en Siria exclusivamente según sus condiciones".

Lukashévich aseguró que esa postura "sorprende y preocupa" a Rusia, ya que se contradice con los acuerdos de Ginebra sobre el inicio de un diálogo entre régimen y rebeldes para la creación de un Gobierno de transición.

"Recuerdo que el acuerdo de Ginebra contempla el cese inmediato de toda clase de violencia y el nombramiento de negociadores por parte de Gobierno y oposición para el inicio de un proceso político encaminado a la realización de auténticas reformas políticas en Siria en línea con las aspiraciones de todos los sirios", indicó.

Tras mantener consultas en Moscú con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, el mediador internacional de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, lamentó esta semana que su propuesta de alto el fuego durante la Fiesta del Sacrificio musulmana fuera ignorada por las partes en conflicto.

"Si esto no es una guerra civil, entonces no sé lo que es. La guerra civil debe terminar. La situación ahora es muy complicada, empeora, y toda la comunidad internacional debe unirse y ayudar al pueblo sirio a encontrar una salida a la crisis", subrayó.

Por su parte, Lavrov denunció que todos los días tienen lugar actos violentos y de provocación por parte de los rebeldes sirios y respuestas desproporcionadas por parte del régimen de Al Asad.

"Por eso, nuestra principal misión a estas alturas es convencer a todos los sirios que combaten los unos contra otros para que dejen de disparar y se sienten a la mesa de negociaciones", dijo.

El jefe de la diplomacia rusa criticó al Consejo de Seguridad de la ONU por no respaldar el acuerdo de Ginebra, que llama a ambas partes a deponer las armas y formar un Gobierno de transición.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies