Escuelas segregadas por sexos y donde se escribe con pluma

El sistema de educación desarrollado por Vadímir Bazarni se aplica en determinadas escuelas de Moscú con buenos resultados académicos. Fuente: ITAR-TASS

El sistema de educación desarrollado por Vadímir Bazarni se aplica en determinadas escuelas de Moscú con buenos resultados académicos. Fuente: ITAR-TASS

Todos los padres sueñan con una educación de élite para sus hijos. Pero no muchos saben que no solo depende de la magnitud de la inversión. El escritorio inclinado y la pluma a veces pueden resultar mucho más importantes, al igual que la educación segregada de niños y niñas.

Las aulas de las clases de primaria de la escuela de Moscú n.º 760 son diferentes de las habituales. Al lado de los pupitres hay otros pupitres especiales en los cuales se puede trabajar de pie. Cada 15 minutos, los niños cambian de sitio, el que estaba sentado se pone en el pupitre de pie y viceversa.

 

Además, en varias ocasiones durante la clase, hacen una gimnasia ligera y ejercicios especiales para los ojos que consisten en 'capturar' las luces de las lámparas que iluminan diferentes rincones del aula. Al parecer no es nada difícil, pero el resultado es que el promedio en Moscú de estudiantes que tienen miopía es del 23%, en la escuela n.º 760, es solo del 12%.

 

Otra de las peculiaridades de esta escuela es que los niños utilizan solo plumas que mojan en sus tinteros.

 

Los mentores creen que habituar a los más pequeños a usar bolígrafos significa causar un grave daño a su salud. "Hay estudios que demuestran que cuando los niños utilizan bolígrafos hay una retención de la respiración y del ritmo cardiaco y después de 20 minutos de escribir ininterrumpidamente se muestran signos de angina de pecho", dijo el director de la escuela Vladímir Garmash. Pero cuando se escribe con pluma, la mano opera a un ritmo pulsado - primero tensión y luego relajación - y no se producen daños en la salud.

 

El método Bazarni

 

Otro "enemigo" de los alumnos de primer grado es el pupitre, sobre todo sin pendiente, lo que obliga a pasar mucho tiempo en una postura tensa y forzada. Todas estas tecnologías simples y asequibles son rudimentos desarrollados hace ya 30 años por el método del profesor ruso Vladímir Bazarni que llegó a la conclusión de que casi todas las enfermedades del adulto se forman ya en edad escolar, especialmente en los primeros años.

 

La razón principal es el estrés que experimenta el niño, privado de la necesidad natural de moverse. Si estamos sentados largo rato en una postura antinatural en un pupitre incómodo, hay un efecto claro de la energía nerviosa que no se libera hacia ningún sitio, una especie de agotamiento y como consecuencia aparece la enfermedad. Por ejemplo, el aumento de la glándula tiroides, problemas con el corazón y la columna vertebral. Pero si se alternan las posturas de sentado y de pie, esto no ocurrirá. 

En la Rusia de hoy, alrededor de 2.000 escuelas operan según la metodología de Vladímir Bazarni. En el colegio n.º 1257 el número de los que desean inscribir a sus hijos en primer grado este año, casi duplica la capacidad de la escuela. Los padres están dispuestos a traer a los niños aquí desde todos los puntos de Moscú.

Otro punto importante del sistema de Bazarni es la educación segregada de niños y niñas en clases paralelas, sobre todo en la escuela primaria. En cualquier caso, son libres para comunicarse entre sí durante los descansos, pero en las clases se encuentran en diferentes aulas.

 

La educación segregada en Rusia

 

En Rusia, antes de la revolución de 1917, todas las escuelas estaban separadas en masculinas y femeninas. Pero los bolcheviques abolieron este sistema que consideraron como una "reliquia del pasado".

 

Y ahora, algunas escuelas han vuelto a ese sistema. Los resultados son sorprendentes, especialmente cuando las clases separadas y mixtas existen paralelamente y por lo tanto, hay con qué comparar.

 

En la escuela secundaria Garmonia, en Zheleznogorsk (región de Krasnoyarsk), el sistema de Bazarni se ha utilizado durante más de 20 años. Si en las clases mixtas, había un estudiante de sobresaliente, en las segregadas había un 25-35%. En las clases mixtas, un 46-52% de los jóvenes han sido declarados aptos para el servicio militar, y en las segregadas casi el 100%.

 

¿Cuál es el secreto de estos resultados tan diferentes? Natalia Kuindzhi, doctora en Ciencias Médicas del Instituto de Investigación Científica para la higiene y la salud de los niños y adolescentes de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, ha estado estudiando durante años la segregación educativa en términos de fisiología.

 

Sus conclusiones son claras: todo el asunto radica en las particularidades del desarrollo de la edad cerebral en niños y niñas.

 

Si en los preescolares domina ampliamente el hemisferio derecho, en el momento de comenzar la escuela la situación cambia. Las niñas se rigen más por el hemisferio izquierdo y los chicos siguen haciéndolo por el hemisferio derecho.

 

Los niños perciben la información de manera más metafórica, más emocional. Les resultan más fáciles las redacciones, no ven errores en las palabras, porque perciben la información de manera integral, no en detalle. Para ellos es más importante el significado que una regla establecida.

 

Mientras que las niñas, recuerdan las reglas con más facilidad. Les resulta más fácil escribir dictados y encontrar errores en las palabras, trabajan bien con los planos.

El hemisferio derecho es responsable de la creatividad y la imaginación;  y el izquierdo del pensamiento lógico. Posteriormente, estas diferencias se nivelan, pero la primera etapa del aprendizaje representan un papel crucial en el hecho de que los niños y las niñas tienen diferentes percepciones de la información. 

 Las chicas se encuentran en una situación mucho más favorable. Se corresponden más  a las exigencias de los profesores hacia el estudiante estándar, del que se espera obediencia y aprendizaje memorístico.

 

A los niños les es difícil competir con ellas. No es sorprendente que, según el profesor Kuindzhi, en clases mixtas, por cada mala estudiante femenina haya cinco o seis niños.  

"A los chicos no les gustan las largas conversaciones introductorias, necesitan comenzar inmediatamente a dibujar. Pero a las chicas hay que explicarles primero todo el procedimiento", comparte su experiencia Marina Reznikov, profesora de arte de la escuela de Moscú n.º 1257, en la que desde hace muchos años se practica la enseñanza segregada.

 

El resultado de este enfoque de aprendizaje es bastante convincente. En los últimos 20 años, todos los graduados de secundaria del colegio n.º 1257 sin excepción recibieron educación superior y además en las mejores universidades de Moscú. Es sorprendente pero según los resultados de la investigación médica se aclaró que hacia el final del año en los estudiantes habían mejorado significativamente los indicadores de salud física y rendimiento escolar.

 

Y la cuestión aquí no es solo la salud, aunque esto sin duda es importante. La segregación requiere un enfoque individual para el niño, dándole más oportunidades para revelar sus capacidades creativas. Esto es lo que se llama una educación de élite.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies