Kasha de calabaza dulce

A la hora de comer, mi hija Velvet era lo más melindroso del mundo cuando se trataba de cereales de cualquier tipo, fríos o calientes. Logró hacer que se desesperasen tres niñeras y una "babushka" (abuelita). La única excepción que hacía, una vez al año, era el kasha de mijo con la carne de las calabazas que usábamos para confeccionar las "jack o’lanterns" o linternas de Halloween. La idea me la dio una jovial mujer de Leningradski Rinok, que nos guardaba cada octubre orondas calabazas sin cortar.
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies