La nueva ley rusa sobre traición y espionaje preocupa a la UE

En un comunicado, el portavoz de Ashton señala que la normativa aprobada el pasado martes por la Duma (cámara de diputados de Rusia) "expandirá el alcance de la persecución por cargos de traición y espionaje y reducirá la necesidad de aportar pruebas".

Según la Alta Representante europea, "la abstracta definición de traición contenida en la ley hará que sea difícil aplicarla de manera justa".

Asimismo, la nueva normativa "penaliza potencialmente los contactos con ciudadanos extranjeros con hasta 20 años de prisión" y supone un nuevo paso tras "los últimos desarrollos judiciales y legislativos de los últimos meses", añade la nota.

Todas estas medidas "limitarán el espacio para el desarrollo de la sociedad civil y aumentarán el alcance de la intimidación", indica el portavoz, quien añade que la UE "seguirá de cerca" la aplicación de dichas leyes.

La normativa enmienda la ley 283.1 del Código Penal de Rusia y propone castigar a las personas que obtengan acceso a secretos de Estado a través de secuestro, engaño, soborno o amenazas, con multas de entre 200.000 (alrededor de 6.500 dólares) y 500.000 rublos (unos 16.000 dólares) o penas de hasta 4 años de cárcel.

Además, la nueva modificación de la ley amplia el círculo de las personas que podrían considerarse traidoras a la patria, así como la interpretación del propio concepto de la traición.

De este modo, entre los "traidores" también pueden figurar organizaciones internacionales que actúen contra los intereses de Rusia y que, según el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), son utilizadas como cobertura de los servicios de inteligencia extranjeros.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies