Sociólogos auguran nuevas protestas en Rusia

El centro de investigaciones que predijo hace más de un año las protestas postelectorales en Rusia augura nuevas movilizaciones ciudadanas y actos de desobediencia civil en masa en un futuro próximo, a menos que el poder se renueve a sí mismo, informa hoy el diario "Védomosti".

Una investigación del Centro de Estudios Estratégicos (CEE) revela que todas las capas sociales rusas están descontentas con las autoridades y con el presidente, Vladímir Putin, y no creen que la elite política pueda ser cambiada mediante elecciones.

Los procesos electorales en el país han perdido legitimidad después de las parlamentarias y presidenciales del último año, salpicadas por denuncias de fraude, por lo que muchos creen en la conveniencia de una revolución pacífica, algo que no se percibía en primavera, sostienen los sociólogos del CEE.

El escenario más probable es la desobediencia civil en masa, que podría ser provocado por un empeoramiento de la situación económica del país, señalan los expertos, que han realizado el estudio por encargo del Comité de Iniciativas Civiles (CIC) del exministro de Finanzas Alexéi Kudrin.

La segunda posibilidad es la renovación del poder desde dentro, que podría consistir, según el CEE, en la destitución del expresidente y actual primer ministro, Dmitri Medvédev, que por otra parte fue quien forzó la salida del gobierno del exministro que encargó la investigación.

El peor escenario llevaría a Rusia a la decadencia y la extinción, que es el camino que sigue el Kremlin en la actualidad, según los investigadores.

Se extiende entre todas las capas sociales la opinión de que en los años de Putin no se han conseguido resultados relevantes para el país, aunque tampoco la oposición goza de credibilidad.

El líder del partido liberal no parlamentario "Yábloko", Serguéi Mitrojin, es aún más pesimista y cree que, ante la inexistencia de vías de escape para el descontento popular, la gente saldrá a la calle para tomar por asalto las administraciones locales y regionales.

Mientras, Serguéi Davidis, miembro de la coordinadora que organizó las últimas protestas ciudadanas contra el Kremlin, no cree que la población esté preparada para la desobediencia civil y apuesta por una mayor propaganda contra el poder establecido y la creación de nuevos partidos políticos.

En marzo de 2011, nueves meses antes de las elecciones parlamentarias, el CEE predijo que a los comicios seguirían protestas ciudadanas en masa contra los resultados electorales, tal como ocurrió.

En mayo pasado, cuando ya se habían celebrado también las presidenciales que significaron la vuelta de Putin al Kremlin, el CEE pronosticó, también con acierto, que las autoridades rusas frenarían las reformas políticas y reprimirían las protestas.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies