Alexandr Grushkó, nuevo embajador ruso ante la OTAN

El diplomático, uno de los colaboradores más cercanos al titular ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, viajará en noviembre a Bruselas para asumir el cargo, según las agencias rusas.

El puesto de embajador ruso ante la Alianza Atlántica ha estado vacante desde el regreso el pasado año a Rusia de Dmitri Rogozin, actual viceprimer ministro encargado de la industria de defensa en el Gobierno, considerado un halcón en EEUU.

Desde 2009, Grushkó, cuyo nombramiento ya había recibido el visto bueno del comité internacional de la Duma (cámara de diputados) en junio pasado, ejercía de subjefe de la comisión de cooperación con la OTAN.

Según los diputados rusos, Grushkó se centrará durante los próximos meses en hacer frente a los planes de EEUU de seguir adelante con el despliegue en Europa -Rumanía, Bulgaria, Polonia y España- de elementos estratégicos de su escudo antimisiles.

Rusia insiste en que el escudo antimisiles mina su potencial nuclear y considera que la OTAN exagera las amenazas de los cohetes de medio y corto alcance por parte de regímenes denostados como Irán y Corea del Norte.

El embajador ruso también prestará atención a los planes de expansión aliada, especialmente en lo que se refiere a Georgia, pese a que su presidente, Mijaíl Saakashvili, principal aliado de EEUU en el Cáucaso, dejará el cargo en 2014.

Los parlamentarios advierten de que Moscú congelaría o rompería las relaciones con la OTAN si ésta decidiera poner sus botas en el patio trasero de Rusia, es decir, el Cáucaso o Ucrania.

Otro de los asuntos que serán incluidos en la agenda es la cooperación Rusia-OTAN en Afganistán, más aún cuando las tropas aliadas deben abandonar el país centroasiático en 2014.

La OTAN aplaudió hoy el nombramiento y se mostró abierta a trabajar con el nuevo embajador ruso, con el fin de reforzar la cooperación con Moscú.

Grushkó, de 57 años, habla inglés y holandés y trabaja en la Cancillería desde tiempos soviéticos (1977), donde dirigió los departamentos de seguridad y desarme, y relaciones euroatlánticas

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.