Una vida ecológica en el centro de la ciudad

El Ecoloft de Moscú es un proyecto en el que participan entusiastas jóvenes. Fuente: Anastasia Markelova.

El Ecoloft de Moscú es un proyecto en el que participan entusiastas jóvenes. Fuente: Anastasia Markelova.

Hace dos años en el antiguo piso comunal del centro de Moscú un grupo de jóvenes creó un espacio bajo el nombre de 'Ecoloft'. Los participantes del proyecto hablan de él como de una iniciativa social dirigida a enseñar a los habitantes de la megápolis a vivir de forma ecológica.

"No hacemos nada sobrenatural, ahorramos agua, electricidad, separamos la basura, vamos en bici. Esto lo puede hacer cualquiera", dice Svetlana, una de las habitantes de Ecoloft.

En el Ecoloft hay cuatro habitaciones y un gran salón para la vida social y los eventos. Los participantes  cambian periódicamente y convertirse en 'uno de ellos' no es tan fácil, la decisión la toma el 'consejo familiar' de Ecoloft.

Uno estudia, otro cocina comida vegetariana o  participa en diferentes proyectos ecológicos. Por las tardes todos se reúnen en la cocina o en el salón para discutir "lo divino y lo humano".

El Ecoloft se encuentra en la Piatnítskaya

Se creó en 2010 como un experimento sobre cómo llevar una vida ecológica en el centro de Moscú. Los miembros del proyecto cambian de forma periódica.

La cocina juega un importante papel en la casa. En la pared hay un vegetal dibujado que recuerda a un brócoli. Todos los habitantes del Ecoloft son vegetarianos por eso una de las normas de la cocina es no cocinar nada con carne. Lo cierto es que no huele a carne, en el aire se perciben aromas de hierbas y especias.

Fuente: Anastasia Markelova.

En el Ecoloft nos acogen con hospitalidad, antes de la visita nos han advertido que no trajéramos bolsas de plástico, ya que puedan producir un daño irreparable al medio ambiente. Los chicos utilizan bolsas ecológicas, bolsas de redecilla, la mítica 'avoska' soviética carros y guardan los alimentos en bolsas de papel.

Sveta nos cuenta que le encanta cocinar y dar de cenar a todos los compañeros del piso. Les encanta el pan casero. Lo hornean en un horno especial utilizando diferentes tipos de harina de molido grueso, con todas las semillas y especies que te puedas imaginar.

Separar la basura es una de las normas importantes de la vida del Ecoloft, algo que es poco común en Rusia. Svetlana se sorprende sinceramente de que la gente en Moscú siga sin hacerlo. La basura se divide en diferentes bolsas y cada tres días los jóvenes llevan por turnos la basura a un punto limpio que se encuentra a unos tres cuartos de hora, en Kúrskaya. La basura la llevan en bicicleta, en una carretilla especial.

En todos las repisas de las ventanas hay macetas con plantas de interior, este es también uno de los rasgos de la vida ecológica. Los chicos cultivan lechugas y verduras, bajo la luz de lámparas, en un "huerto casero".  En la casa no compran detergentes ni cosméticos y prefieren los productos ecológicos.

Artículo publicado originalmente en Moskóvskie Nóvosti. 

Obtenga más información sobre el Ecoloft en su página web

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies