Facebook intenta atraer a los usuarios rusos

Mark Zuckerberg durante su visita a la Universidad Estatal de Moscú. Fuente: ITAR-TASS.

Mark Zuckerberg durante su visita a la Universidad Estatal de Moscú. Fuente: ITAR-TASS.

Mark Zuckerberg ha visitado recientemente Moscú con un objetivo evidente: aumentar la popularidad de Facebook entre los usuarios rusos de internet. En este país, la red social más popular es la local VKontakte, con 140 millones de usuarios. El norteamericano se reunió con estudiantes de la universidad MGU.

El número de usuarios de Facebook alcanzó los 1.000 millones a principios de octubre. Mark Zuckerberg lo anunció en una conferencia de prensa especialmente convocada para este acontecimiento.

De esta forma, uno de cada siete habitantes del planeta tiene ahora un perfil en Facebook. El fundador de la popular red no piensa detenerse ahí. "Me atrevo a confiar en que conseguiremos que se una el resto de la población del mundo", declaró el fundador de la red social.

Los estudiantes de la MGU ya tienen claro de qué manera planea Zuckerberg atrapar con su red social a la otra mitad del mundo y con quien piensa comenzar.

Una hora antes de que comenzara el encuentro entre Mark Zuckerberg y los estudiantes, la sala principal de la biblioteca universitaria estaba repleta y no cabía ni un alfiler. Al encuentro acudieron más de 2.000 personas aunque el aforo de la sala es de 1.200.

Sin embargo la expectación entre los estudiantes moscovitas no refleja en absoluto la popularidad de Facebook en Rusia. Según los datos de análisis estadístico del servicio SocialBackers, de los 1.000 millones de usuarios en el mundo, tan solo hay siete millones de usuarios rusos. En este país triunfa la red local Vkontakte, que cuenta con  más de  140 millones de usuarios y es utilizada cada día por 38 millones de personas.

Mark trajo consigo todo un guardarropa de camisetas y suéteres con el logotipo de Facebook, como regalo. Entregó camisetas al rector de la Universidad MGU Víctor Sadovnichi y a los 2.000 estudiantes, incluso al Presidente Dmitri Medvédev, en el encuentro que tuvo dos días antes.    

La charla con Zuckerberg estuvo dirigida por Mijáil Lialin, cocreador del famoso juego ruso para diferentes plataformas Cut the rope. Sin embargo a los estudiantes no les gustó el formato. La sala reunió toda una pila de preguntas en papeles que se llevaron al escenario. Zuckerberg tan solo respondió una. Aunque es difícil considerarla como respuesta satisfactoria: “¿Cual es su libro preferido? "Bueno... eh... Me gusta leer en general".

Mark contó como su idea comenzó a gestarse cuando estudiaba en el colegio. "Entonces internet acababa de nacer. Era algo bastante atractivo y yo me quedaba mucho tiempo colgado. Pero no me abandonaba la sensación de soledad en la red, porque yo estaba solo con el buscador. Cuando buscaba algo en internet, me preguntaba: ¿Qué hacen en este momento mis amigos? Así nació la idea de Facebook", compartió el fundador de la red sus recuerdos con los estudiantes. 

Pero Zuckerberg también se presentó ante los estudiantes en el papel de la "serpiente tentadora". Muchos de los alumnos presentes en la sala, seguro que tenían proyectos personales que estaban deseando llevar a la práctica. Y el riesgo de abandonar los estudios en aras de los negocios siempre está presente. El mismo Mark, por supuesto, se lamento de haber dejado Harvard, pero en su opinión fue un sacrificio aceptable. 

"Al principio me tomé un curso. Después otro. Más tarde comprendí que no podía compaginar el trabajo con los estudios. Y después ya era tarde para volver". La política de Harvard en relación a esto es parecida a la política de la MGU.

"Si me hubieran puesto contra la pared y me hubieran hecho elegir entre quedarme o irme me habría quedado. Terminar la universidad supone, por supuesto, un buen bagaje de conocimientos pero, en ningún caso este bagaje va a encontrar un lugar en la vida por ti. ¿Acaso está mal que yo encontrara mi lugar en la vida antes de haber acabado la universidad? ¿Acaso tenía que sacrificarme por los estudios? Harvard no me garantizaba un futuro pero Facebook me daba de comer y sigue dándome de comer. Y si hubiera abandonado Facebook entonces, creo que nuestra vida en red hoy en día sería distinta", dijo Mark a los estudiantes.

Zuckerberg aconsejó a los estudiantes de la MGU que pensaran primero una idea y que después crearan una empresa alrededor de ella. Para esto hay que crear una sólida base, para lo que puede que haga falta mucho tiempo.

Zuckerberg ve su trabajo como una misión. Pero la ampliación del alcance de la red para Facebook, a juzgar por sus palabras, no es por sed de lucro, como la mayoría de las empresas americanas, sino por el sincero deseo de ayudar a la gente a intercambiar información con el mayor número de personas posible. El equipo de Zuckerberg se ha propuesto el objetivo de unir a todo el mundo online.

"Hubo una momento en que teníamos 10.000 usuarios registrados y My Space un millón. Pero nos dedicamos a mejorar la interface. Cosa que, por cierto, seguimos haciendo hasta ahora. El mercado de las redes sociales es bueno en el sentido de que puedes registrarte al mismo tiempo en varias y después, tranquilamente, ir quedándote con una u otra".

Zuckerberg cree que la principal ventaja de su red social es que en ella está registrado todo el mundo. En su opinión, esto abre a los usuarios mayores posibilidades de comunicación. Quedaba claro que Mark está interesado en los usuarios rusos. Es evidente que se dirige a los estudiantes porque cuenta con que el receptivo y joven público ruso sea capaz de cambiar sus gustos y preferencias hacia Facebook. Sin embargo, creo que esta lógica solo es aplicable a la realidad rusa parcialmente.

Zuckerberg propone una política globalizadora, en la que la gente, en primer lugar, borra los límites de la conciencia. Pero el usuario ruso, por muy joven que sea, sigue sintiendo el tirón de su país y de 'su internet'. Tan solo algunos usuarios individuales en las ciudades más importantes intentan ampliar su círculo de relaciones hasta hacerlo global.  

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies