Vladivostok traspasa el tiempo y las distancias

La bahía de Vladivostok.

La bahía de Vladivostok.

Las olas de color azul oscuro en la bahía Zolotoi Rog se tiñen de rojo dando la espalda al horizonte. La luz se desplaza lentamente por la orilla alumbrando las casas, los vagones del teleférico y los cerros. Vladivostok es una de las primeras ciudades rusas que recibe al amanecer.

Por las mañanas en el paseo marítimo se respira un ligero olor a yodo. Las olas arrastran una gran cantidad de algas que se amontonan en la bahía. En este agua yodada se sanan todas las heridas y rasguños con especial rapidez.

Las gaviotas con colas negras se posan sobre las hojas húmedas en busca de alimentos entre las conchas que el oleaje atrae hacia la orilla. En Primore no es difícil encontrar algún tesoro dentro de las latas de mejillones en conserva.

Los visitantes a menudo comparan Vladivostok con San Francisco. Nikita Jrushchev, en 1959, tras visitar Vladivostok al volver de su viaje a los Estados Unidos, decidió convertir la ciudad en 'nuestro San Francisco soviético'. La transformación se completó, pero la visita de Jrushchev dio lugar a una rápida construcción de viviendas y carreteras.

De hecho, en San Francisco se materializan los sueños de Vladivostok: enormes puentes y el sueño de un verano eterno. En Vladivostok el verano dura tres meses: junio, julio y agosto, meses en los que la ciudad se encuentra con lluvias monzónicas y un aire cálido que alcanza los 30 grados. En invierno la temperatura va desde los los 30 grados bajo cero y el helado viento apenas permite caminar por las colinas y montañas de la zona, ni siquiera a los lugareños.

Sin embargo, esto se compensa con los muchos y espectaculares puntos de interés,  incluso los tejados de los rascacielos se han convertido en zonas de descanso. El más popular es la plataforma de observación del teleférico de la colina de Orlinoe paralela a la cual desciende una escalera de casi cuatrocientos escalones. El teleférico apareció en el mismo momento que Jrushchov, en el año 1962. Realiza un recorrido de en dos minutos.

A orillas de la bahía, en 1860, el gobernador general de Siberia Oriental, Nikolái Muravev-Amurski fundó un puesto militar que a lo largo de 30 años se ha convertido en el centro de Primore. Antes de la revolución Vladivostok era una ciudad libre que disfrutaba al contar con un puerto independiente de Rusia. En 1958 se convirtió en la base marítima de la flota soviética y durante 30 años no se permitió la entrada a inmigrantes.

Además de contar con el único teleférico del Lejano Oriente, la ciudad también se caracteriza por conservar símbolos de la época soviética: los barrios de Lenin, Frunzenski, Pervomaiski y Sovietski, así como antiguos barcos militares y numerosos monumentos a Lenin y otros líderes del proletariado.

Los topónimos soviéticos y antiguos edificios, puentes futuristas, caracteres chinos completados con alfabeto cirílico en algunos anuncios en la calle y coches con el volante a la derecha en caminos preparados para ir por la izquierda conforman un particular colorido que no es posible encontrar en ninguna otra ciudad rusa.

Desde el centro de Rusia, Vladivostok se percibe como el extremo oriental del país, sin embargo, es todo lo contrario: no es el fin, sino el principio, ya que el sol sale por el este. Tiempo atrás fue en Vladivostok donde se inició la construcción del famoso transiberiano, no obstante en la actualidad se suele creer que es allí donde termina.

Según la estela colocada en la estación de Vladivostok, la distancia entre Moscú y la ciudad yendo en el transiberiano es de 9.259 kilómetros. La paradoja es que en un mismo tablero que puede encontrarse colgado en la estación de Yaroslavl de Moscú (es decir, en el “kilómetro cero” del transiberiano), aparece la cifra de 9.249. Los diez kilómetros perdidos todavía no se han encontrado.

En Vladivostok nació la primera mujer que se convirtió en capitana de alta mar, Anna Shchetinina. Pasó mucho tiempo en aguas del Báltico y una vez de vuelta en Vladivostok trabajó como profesora en En aquel momento vivía en la conocida casa-crucero “torcida” de la calle Stanyukovicha. Falleció a los 92 años y fue enterrada en el cementerio marítimo.

Vladivostok vive a un ritmo diferente: el centro está repleto de edificios de oficinas, hace mucho que esta ciudad entró en el nuevo milenio mientras los alrededores se han quedado en los 90 y en los valles entre las montañas todavía es posible encontrar algunas aldeas que se quedaron en los años 20. La carta de presentación de Vladivostok son la bahía central de Zolotoi Rog, el paseo Korabélnaya, el barrio de Zelioni Ugol, símbolo de y las casas de antes de la revolución en Millionka donde el tiempo parece haberse detenido.

Millionka es un pintoresco barrio en el mismo centro de la ciudad con característicos arcos y balcones, con laberintos y celosía calada que alimentan la pasión de los artistas. En cuanto a la etimología del nombre existen diferentes versiones. Según una de ellas, al principio se llamaba Millionka el edificio 3-8 de la calle Semyonóvskaya en el que convivían varios miles de chinos en literas. Según otra versión, los habitantes de esta zona la llamaron irónicamente 'Millionka', (de millón) debido a la pobreza de estos barrios.

A principios de los años 20 aquí podían encontrarse burdeles, casas de juego y lugares en los que reunirse para fumar opio. Millionka estaba habitado en su mayoría por contrabandistas, falsificadores y otros representantes de la parte más baja de la sociedad. A mediados de la década de los años 30, el peligroso barrio chino fue eliminado en una operación especial.

El barrio principal de Vladivostok durante era Zelyony Ugol o “Zelyonka”: el mercado más grande del país de coches de segunda mano japoneses. Se convirtió en uno de los lugares de interés más importantes después de y los habitantes de la ciudad se enorgullecen tanto de los automóviles japoneses como si los hubiesen contruído ellos mismos.

Zelyonka se encuentra al norte de la famosa Zolotoi Rog: una bahía en forma de boomerang en el centro de la ciudad que la separa del barrio marginal de Churkin que recuerda al Harlem de Nueva York o al East End de Londres. Debido a la similitud en cuanto a la forma, esta bahía recibe el mismo nombre que la bahía de Estambul y el estrecho que separa Vladivostok de la isla Russki, por la misma analogía, recibe el nombre de 'Bósforo Oriental'.

Aquí todo está relacionado con el mar de una u otra manera: el oceanarium, la reserva marina, el heróico submarino-museo momificado C-56 instalado en el paseo Korabelnoe y el barco 'Krasni Vympel'.

 Sinus es un motorista que viajó por todo el mundo por tierra tomando como punto de partida Vladivostok. El resto del espacio del planeta, en su mayoría cubierto por mares, fue explorado por otros conocidos viajeros: los hermanos Fiódor y Pável Kónyujov.

La fortaleza de Vladivostok se considera única en el mundo. Con ella está relacionado el misterioso paso subterráneo de Vladivostok: un sistema de búnkeres y túneles subterráneos creados durante la época soviética para evacuar a los altos cargos de la marina. Los objetos de la fortaleza después de la guerra ruso-japonesa aparecieron dispersos por el vasto territorio que va de los suburbios de Vladivostok hasta las islas del golfo de Pedro el Grande.

}

Hoy en día, los fuertes, los túneles y otros elementos de la fortaleza a menudo se encuentran en diversos lugares de la ciudad como un misterioso artefacto de una antigua civilización desaparecida. Los antiguos refugios excavados en la roca en la calle Almirante Yumashev llevan directamente a la Zelionka, donde se venden bicicletas japonesas. Sobre la base de la batería militar se encuentra el Museo de la fortaleza de Vladivostok.

Al mediodía, desde el cerro de Batareinaya se oye el disparo de una escopeta. Es un disparo simbólico hace eco de los disparos en Kaliningrado y San Petersburgo.

Mapa de excursiones de un día alrededor de Vladivostok:

Kovrizhka: es una pequeña isla deshabitada en la bahía de Amur. En ruso 'krovizhka' es el nombre que reciben unos bollitos de jengibre rellenos de mermelada o confitura. En realidad la isla se llama Skrebtsova, pero pocos son los que lo saben. Cuando baja la marea puede irse a Kovrizhka a pie y en invierno por el hielo. Según los historiadores, a finales del siglo XIX en Kovrizhka se ubicaba uno de los campos de trabajo de Sajalín. Además, en la isla se encontró un asentamiento del hombre prehistórico. Otra pequeña isla popular (es incluso más pequeña que Kovrizhka) es Ushi, situada cerca de la isla Russki.

Pidán (montaña Livadiiskaya): se trata de un cerro en la taiga envuelto por numerosas leyendas. Según se dice, allí habita el Hombre Volador: un espíritu que protege la montaña de la maldad. Prácticamente cada año aparecen testimonios que afirman haberlo visto. Además, muchos aseguran que se trata de una mujer rubia con la cara muy pálida de aspecto europeo vestida de blanco. Algunos también creen que en Pidán hay una base de OVNIS.

Shamora: es una popular playa a las afueras de Vladivostok a orillas de la bahía de Ussuri. Oficialmente se llama 'ensenada Lazurnaya'. La palabra “Shamora”, según varias versiones, se traduce como 'desierto de arena'. Durante mucho tiempo en Shamora tuvo lugar el festival de la canción 'Cuerdas de Primore' que más tarde pasó a ser 'ShamRock'.

Eguersheld: así es como llaman los lugareños a la península de Shkot en la parte sureste de Vladivostok (Nikolái Shkot, 1829–1870, comandante del barco de vela América, uno de los primeros investigadores y civilizadores de la costa marítima). De forma no oficial esta península se denomina 'Eguersheld' ya que es aquí donde se encuentra el cabo Eguersheld, que debe su nombre al explorador Gustav Jristofótovich Eguersheld (1831–1871). En los años 1860 y1861 fue el último comandante del 'Griden' que estuvo en la bahía Zolotoi Rog y protegió el puesto de Vladivostok. En Eguersheld se encuentra el puerto comercial 'Tokarevskaya Koshka': un cabo cuya forma recuerda a la uña de un gato y en el que puede encontrarse el conocido faro, y muchos otros lugares de interés.

Russki: se trata de una isla en Vladivostok que entra dentro de la administración de la ciudad, aunque está separada de ella por el estrecho del Bósforo Oriental. Anteriormente Russki era una isla militar por lo que estaba cerrada. A finales del siglo XX gran parte del ejército se retiro. Y en 2012 fue sede de la cumbre de la APEC. Hay muchas leyendas sobre Russki, la más popular narra que está unida al continente a través de un túnel secreto bajo el agua en el que opera el metro con locomotoras que van por la derecha y por donde podrían pasar dos camiones militares.

  

Qué comer:

Pescado: los más populares del lugar son la platija y el osmerus. La solla es plana, tiene forma de rombo y es un pez muy perezoso. Se caracteriza por tener la columna vertebral torcida y los ojos hacia un lado. El osmerus al igual que la solla se pesca directamente en las zonas marítimas urbanas. Se suelen preparar fritos o secos.

Leche de pájaro: en Rusia son muy conocidos los bombones de chocolate 'Leche de pájaro'. Fueron creados por Anna Chulkova en la fábrica “Primorskie konditer” en Vladivostok. Se considera el mejor bombón del mundo. La explicación científica a este fenómeno está relacionada con el uso de agar-agar, una gelatina de origen marino, para la elaboración de los bombones.

El helecho: los lugareños utilizan brotes de helechos para la comida. Crece en la taiga a las afueras de Vladivostok. El sabor es una mezcla entre setas y ajos tiernos.

Panti a la miel (panti al coñac): bebida alcohólica de la zona. La palabra 'panti' también designa los cuernos de los renos jóvenes de Altai.

Acontecimientos en Vladivostok:

Primavera: Festival de música clásica 'Primavera del Lejano Oriente' y el festival de música no comercial 'Equinoccio'

Mayo: Festival de música no comercial 'Elektrosvalka'

Junio: Festival Internacional de bailes de salón 'Estrellas de Primorie'

Finales de verano:  Festival Internacional de Cine de los países de Asia-Pacífico

Septiembre:  Festival Internacional de Universidades Marítimas 'Jóvenes capitanes del océano' y el 'Festival de Cocina del Lejano Oriente'

Noviembre:  Festival Internacional de Jazz— Vladivostok

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies