El nuevo gobierno georgiano marca distancias con Moscú

La próxima ministra de Asuntos Exteriores de Georgia, Maia Panjikidze, aseguró hoy que su país jamás volverá a la órbita rusa ni tampoco se reincorporará a la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI).

La futura canciller, que asumirá las riendas de la diplomacia georgiana en los próximos días, indicó que el programa de política exterior de Sueño Georgiano, la coalición ganadora de las recientes elecciones parlamentarias, incluye asimismo la "profundización de la asociación estratégica con Estados Unidos".

Respecto a Rusia, país con el que Georgia rompió relaciones diplomáticas en 2008 tras la guerra de cinco días en Osetia del Sur, Panjikidze indicó el nuevo Gobierno se plantea "restablecer y ordenar" los vínculos con Moscú.

Al mismo tiempo, subrayó que "Georgia no restablecerá relaciones diplomáticas con Rusia mientras ésta mantenga embajadas en Abjasia y Osetia del Sur y ocupe esos territorios".

Tras la guerra ruso-georgiana de 2008, Rusia reconoció las independencias de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, que a comienzos de la década de los noventa del siglo pasado se escindieron de facto de Georgia tras sendos conflictos armados, en los que según Tiflis los secesionistas tuvieron el apoyo de Moscú.

"Preferiremos hablar con Rusia a hablar de Rusia, y esto lo entienden nuestros socios occidentales, para quienes la estabilidad regional es importante", dijo Panjikidze.

Agregó que una de las primeras prioridades de su cartera en relación a Rusia será el establecimiento de contactos en el ámbito económico-comercial.

"Lo importante es empezar", subrayó la futura ministra, que agregó que el objetivo es conseguir que Tiflis y Moscú puedan dialogar sin necesidad de mediadores.

Actualmente, Suiza cumple el papel de mediador entre Georgia y Rusia.

Panjikidze, antigua embajadora en Alemania y Holanda y, durante un breve período en 2004, viceministra de Asuntos Exteriores, fue nominada al frente de la cancillería por el líder de Sueño Georgiano, el multimillonario Bidzin Ivanishvili.

En las parlamentarias celebradas el pasado día 1 la coalición opositora obtuvo 54,85 % de los votos, mientras que el oficialista Movimiento Nacional Unido del presidente Mijaíl Saakashvili consiguió el 40,43 %.

El nuevo Gobierno georgiano se constituirá a más tardar el próximo día 20, cuando expira el plazo constitucional para dar comienzo a la nueva legislatura.

Georgia tenía un régimen político presidencialista, pero en virtud de una enmienda a la Ley Fundamental aprobada en 2011, a partir de esta legislatura, el presidente, que se mantiene como jefe del Estado, pierde prácticamente casi todos su poderes, que pasan al primer ministro. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.