El interior de San Basilio

El templo situado en la Plaza Roja es uno de los símbolos más famosos de Rusia. Fuente: William Brumfield.

El templo situado en la Plaza Roja es uno de los símbolos más famosos de Rusia. Fuente: William Brumfield.

La catedral de la Intercesión de la Virgen sobre el Foso, más conocida como San Basilio, es un conjunto de iglesias agrupadas en torno a una torre central que ha servido como símbolo de la unificación del poder desde que, a mediados del siglo XVI, se completó su construcción. Pero es en su interior donde las diferentes iglesias que forman el conjunto revelan su elaborada complejidad.

En la década de los 50, un análisis del interior de la iglesia central, la de la Intercesión, descubrió una inscripción que atestiguaba que la iglesia fue consagrada el 29 de junio de 1561, en honor de la Sagrada Trinidad y en presencia del zar Iván IV (el Terrible), los zarévich Iván y Fédor y el metropolitano Macario. Las iglesias circundantes, menos importantes, fueron consagradas en 1560. La restauración del interior del edificio también sacó a la luz la decoración con motivos geométricos.

En su mayor parte, los interiores de las iglesias que componen el conjunto fueron pintados en un tono rojo ladrillo, con líneas blancas imitando masilla, una técnica conocida como 'pod kirpich', 'como ladrillo'. Esta práctica, importada de Italia, se aplicó también al exterior de ladrillo: la pintura no solo protegía los muros de filtraciones de humedad, sino que también realzaba el color de la superficie. Aunque por lo menos en la mitad de las iglesias del conjunto se realizaron posteriormente pinturas murales, el dibujo de ladrillos original aún se conserva en algunas zonas. El techo de las capillas culminaba por lo general en el cimborrio bajo la cúpula con un patrón en forma de aspas. En interior de la torre más alta, la de la Intercesión (46 metros de altura), muestra una elaborada decoración que culmina con una imagen de la Virgen con el Niño, apenas visible desde el suelo.

 La entrada principal al conjunto es la iglesia oeste, dedicada a la entrada de Cristo en Jerusalén el Domingo de Ramos, lo que parece también un símbolo de la entrada triunfante de Iván el Terrible en Kazán. La asociación de los dos eventos (Kazán y Jerusalén), llevó a que en 1557 se instituyese un rito anual en el que el zar, montado en un caballo enjaezado como si fuese un burro, simulaba la procesión del Domingo de Ramos.

 Al principio, el ritual se circunscribía a las catedrales del Kremlin, pero hay pruebas de que alrededor de 1559 la procesión cambió de ruta, dirigiéndose más allá del Kremlin, a la iglesia de la Trinidad, que estaba siendo construida como capilla este de la ampliada catedral de la Intercesión. Se supone que este nuevo santuario representaba la ciudad santa de Sión. Además, la catedral de la Intercesión se llamaba por lo general 'Jerusalén', simplemente, una designación que recogen en el XVII viajeros occidentales que visitaban Moscú, como Adam Olearius.

Fuente: William Brumfield.  

De las otras seis iglesias, cuatro están relacionadas simbólicamente con la campaña de Kazán. El noroeste de la iglesia está dedicado al obispo Gregorio de Armenia, a causa de dos importantes eventos que precedieron a la batalla de Kazán y que tuvieron lugar el día de este santo, el 30 de septiembre: la derrota de una avanzadilla de tropas enemigas en el campo de Arsk, y la espectacular explosión de la torre de Arsk, uno de los principales bastiones de la ciudad.

La torre norte, dedicada a los santos Cipriano y Ustinia, conmemora la culminación de la conquista, tras el asalto a la ciudad del día anterior. La iglesia noreste, dedicada a tres patriarcas bizantinos (Alejandro, Juan y Pablo), representa la victoria del 30 de agosto sobre la caballería tártara capitaneada por el príncipe Epancha, con lo que se logró eliminar uno de las mayores amenazas del asedio de Kazán. Parece que esta batalla vuelve a ser conmemorada en la iglesia sureste, dedicada a san Alejando de Svir.

Las dos últimas iglesias, ambas situadas en la parte sur, tienen relación con la familia del zar. El hecho de que se dedicase la iglesia suroeste a San Varlaam, del monasterio de Jutinski, cerca de Nóvgorod, conmemora al padre del zar, Basilio III, quien, poco antes de morir, siguió la tradición de tomar el hábito monástico y adoptó el nombre de Varlaam.

La torre sur está dedicada al icono de San Nicolás de Velikoretsk, llamado así por el río Velíkaya, en el área de Pskov, una reverenciada imagen que fue traída a Moscú. Algunos de los monjes de Pskov desempeñaron un gran papel en reformular la misión de la autocracia moscovita.

Una vez que hemos pasado revista a todas las iglesias, nos queda todavía el popular nombre del templo, Basilio el Bendito (1469-1552), fue un yurodivi o 'loco en Cristo' moscovita, reverenciado tanto por el mismo zar como por la gente común, a causa de su santidad, su don de profecía y su valor.

Por una coincidencia, Basilio murió el año de la toma de Kazán, y fue erigido un santuario de madera en su honor al este de la iglesia de la Trinidad original. El santuario se mantuvo durante la construcción de la catedral de la Intercesión y en 1588 fue reemplazado por la pequeña capilla de ladrillo dedicada a Basilio el Bendito, adosada al extremo noreste de la catedral. A pesar de su tamaño, modesto en comparación con las torres circundantes, el culto a Basilio creció hasta alcanzar tales proporciones que llegó a usurpar, en el uso común, todas las denominaciones previas de la catedral, oficiales y extraoficiales.

La expansión de la catedral de la Intercesión durante los siguientes tres siglos comenzó con la adición de la capilla del Beato Basilio y las cúpulas de bulbo a finales del siglo XVI. Este proceso culminó en el XVII, con el cierre de la terraza superior. Sobre 1680, el gran campanario exento del extremo sureste de la catedral fue reconstruido en el estilo ornamental del XVII, con decoración polícroma y un tejado piramidal de azulejos. La mayor parte de las pinturas decorativas de los muros exteriores, especialmente de la nueva galería, también se añadió a finales de este siglo. Las cúpulas fueron pintadas de colores brillantes en una renovación de la catedral efectuada en la década de 1780.

La Catedral de la Intercesión, de la Trinidad, o iglesia de Basilio el Bendito, o simplemente Jerusalén, en tanto que catedral mayor en una de los distritos más poblados de Moscú, se ha mantenido como un símbolo gigantesco, azotada por oleadas de reconstrucciones y conservando algunas de estas modificaciones, pero sin perder nunca la forma que conmemoraba el ascenso de los moscovitas, y de la propia Rusia.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies