Moscú ofrece a Kiev una rebaja de más del 60 por ciento en el precio del gas ruso con condiciones

El jefe de Gobierno subrayó que la integración en la Unión Aduanera responde en líneas generales a los intereses nacionales de Ucrania, dado que el 40 por ciento de sus intercambios comerciales los realiza con Rusia, Bielorrusia y Kazajistán.

Al mismo tiempo, otro 30 por ciento del intercambio comercial es con la Unión Europea, recalcó Azárov, por lo que Kiev también tiene mucho interés en un acuerdo de libre comercio con los Veintisiete, que sería difícil si acepta la propuesta rusa.

Ucrania, según el primer ministro, no quiere tener que elegir entre las dos opciones, sino trabajar con ambos bloques.

La Unión Europea ha declarado que la firma del acuerdo de asociación con Ucrania es poco probable en la situación actual, con la ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko encarcelada y sin poder concurrir a las elecciones parlamentarias.

Ya en 2011, poco después de que la líder opositora fuera condenada a siete años de prisión por abuso de poder, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que vinculaba directamente las perspectivas de Ucrania de integrarse en la UE a la suerte de Timoshenko.

El Gobierno de Azárov lleva tiempo presionando a Rusia para revisar el precio al que paga el gas natural ruso según el contrato firmado en 2009, durante la gestión de Timoshenko.

En ese acuerdo, considerado oneroso para Ucrania por sus actuales autoridades, se basaron las acusaciones que llevaron a la cárcel a la ex primera ministra.

Hace un año, el viceprimer ministro primero de Ucrania, Andréi Klíuyev, apuntó que su país paga 414 dólares por mil metros cúbicos de gas ruso puesto en su frontera, tarifa que incluye un descuento de 100 dólares por el uso del puerto ucraniano de Sebastópol por la Flota rusa del mar Negro.

Rusia y Ucrania protagonizaron en 2006 y 2009 dos "guerras del gas" en las que incluso se llegó a cortar el suministro, lo que perjudicó a los consumidores europeos y motivó agrias protestas por parte de la Unión Europea.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.