Termina el recuento oficial de papeletas en Georgia con una clara victoria de la posición

La coalición opositora Sueño Georgiano sentará a 83 diputados, del total de 150 en el Parlamento del país, según los resultados oficiales anunciados hoy por la Comisión Electoral Central (CEC) de Georgia tras el escrutinio de todos los votos de las recientes elecciones legislativas.

La alianza opositora del multimillonario Bidzina Ivanishvili ha obtenido el 54,85 por ciento de los votos, mientras que sus oponentes del MNU le siguen con el 40,43 % de los votos por listas de partidos.

El líder de Sueño Georgiano ya ha iniciado intensas consultas con los líderes de la coalición para la formación del nuevo Gobierno que dirigirá este país caucásico, explicó a los medios locales uno de sus consejeros, Guiyá Jujashvili.

Otro de los hombres allegados al multimillonario, Irakli Alasaniya, al que algunos expertos postulan al cargo de ministro de Interior, dijo a los periodistas que las negociaciones están a punto de concluir y "el futuro primer ministro (Ivanishvili) anunciará el lunes a los miembros de su gabinete".

Nodar Jaduri, destacado líder de Sueño Georgiano, adelantó por otra parte que su formación tiene intención de normalizar las relaciones del país con Rusia y restablecer "la diplomacia popular" con las separatistas Abjasia y Osetia del Sur, que se declararon países independientes con el apoyo de Moscú en 2008.

"Estoy seguro de que es posible restablecer las relaciones tanto políticas como económicas y culturales, porque existe un interés para hacerlo por ambas partes", manifestó Jaduri, que podría asumir la cartera de Economía en el nuevo Gobierno de Tiflis.

Tras ganar las elecciones, Ivanishvili aseguró que "mejorar las relaciones con Rusia es difícil, pero no imposible", mientras pronosticó que se necesitaría un mínimo de cinco años para conseguirlo después de que ambos países se enfrentasen en 2008 en una breve guerra por el control de Osetia del Sur.

Sueño Georgiano se ve como nuevo baluarte de Estado, toda vez que la victoria opositora impedirá a Saakashvili permanecer en el poder como jefe del Gobierno, una vez que el próximo año expira su segundo mandato presidencial y la Constitución le impide presentarse a la reelección en los comicios de finales de 2013.

Las legislativas son cruciales para el futuro de este país, que se convertirá en 2014 en una república parlamentaria en la que el hombre fuerte ya no será el presidente, sino el primer ministro, quien será elegido por la mayoría parlamentaria

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.