Víctor Bout: primer intento de ser escuchado

Bout escribe que "prefiere pasar el tiempo solo, leyendo, estudiando, escuchando música y a veces dibujando con lápiz o con colores". Fuente: kommersant.

Bout escribe que "prefiere pasar el tiempo solo, leyendo, estudiando, escuchando música y a veces dibujando con lápiz o con colores". Fuente: kommersant.

Gente "amable, tranquila y amistosa, en su mayoría musulmanes", cumple condena junto al ruso Víctor Bout en el bloque especial de la cárcel norteamericana Marion, situada en el estado de Illinois. Esto es lo que el propio Bout comunicó en una carta enviada al corresponsal de ITAR-TASS, Andréi Shitov, a través de un sistema cerrado de correo electrónico.

Las mismas autoridades penitenciarias propusieron en julio la utilización de este canal para la comunicación, en respuesta a la petición de una entrevista personal en Marion por parte del corresponsal ruso. En todo ese tiempo ha sido imposible establecer un encuentro: Bout, según su mujer y su abogado, ha recibido la petición, pero no ha podido entregar la respuesta por 'cuestiones técnicas'. La primera carta llegó en septiembre.

Según comunica Bout, las relaciones con los que le rodean son "buenas hasta lo que es posible" en las condiciones de una cárcel. La dirección de la cárcel y los presos, según sus palabras, no tienen y no pueden tener contacto personal, ya que no está previsto en el reglamento".

"Por suerte, lo presos son muy pacíficos y organizados", sigue Bout. "La mayoría de ellos son musulmanes, amables, tranquilos y amigables”. Todavía no ha visto ningún tipo de conflicto. “En lo que a esto respecta nuestro bloque es poco común: la mayoría aquí no tienen personalidad de delincuente".

El caso Bout

"El caso de Víctor Bout" surgió en la primavera de 2008. Los EE UU acusaron al empresario ruso de 41 años, que trabajaba en el mundo de la aviación, de posesión ilícita de armas y de colaboración con las  FARC colombianas. Fue arrestado en Bangkog y extraditado a los EE UU en 2010, acusado de: asociación con el objetivo de matar a ciudadanos y funcionarios de los EE UU, venta de misiles antiaéreos, así como la venta de armas a grupos terroristas. En abril de 2012 Bout fue juzgado y condenado a 25 años de cárcel. Sus abogados consideran ilegales estas acusaciones. Representantes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso han declarado que intentarán que Bout vuelva a la patria.

Bout escribe que "prefiere pasar el tiempo solo, leyendo, estudiando, escuchando música y a veces dibujando con lápiz o con colores". Además de esto, según él, "intenta mantenerse en forma, haciendo estiramientos, corriendo, etc".

Además de la carta principal, But envió también unas 'citas' de las enseñanzas del conocido místico hindú Osho. En ellas se dice que "el hombre callado no es parte de la sociedad" y que solo se puede ser parte de la sociedad "después de haber hablado". 

Víctor Bout está cumpliendo condena en un módulo especial de la prisión de Marion, donde la comunicación con los internos se controla con especial rigor. El ruso fue enviado a este módulo porque entre las causas por las que se le acusa se encuentra "la de asociación para asesinar a ciudadanos estadounidenses", y otras crímenes parecidos.

Sin embargo de acuerdo con las declaraciones del ministro de Justicia de los EE UU, el tema de las condiciones de internamiento de Bout "se revisarán de forma regular".

Redactado a partir de material publicado en ruso en Rossíyskaya Gazeta.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies