Denuncian amenazas y presiones contra una de las Pussy Riot

Yekaterina Samutsévich, una de las tres integrantes del grupo punk Pussy Riot que cumplen condena a dos años en prisión, rechazó a sus defensores tras ser presionada por las autoridades y su entorno, señalaron hoy dos de sus exabogados.

"Quiero declinar los servicios de mi abogada Violeta Vólkova y, en consecuencia, de mis otros dos abogados dado que mi postura respecto al caso penal no coincide con la suya", dijo Samutsévich al tribunal sin aclarar las diferencias que la han llevado a tomar esa decisión.

Los otros dos letrados que la defendían, Nikolái Pólozov y Mark Feiguín, y que también representan los intereses de Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, declararon a los medios rusos que Samutsévich, al igual que sus compañeras, fue presionada reiteradas veces por las autoridades para que cambiara su postura.

"Se les envió a funcionarios, se les amenazó con quitarles a sus hijos, actuando a través de familiares y amigos. Intentaron aplastar su postura, que consiste en que las chicas no cometieron ningún delito", dijo Pólozov.

Feiguín manifestó que en el caso de Samutsévich "su entorno jugó un papel negativo para cambiar su postura".

Pólozov aseguró que el padre de Samutsévich se mostró contrario a la decisión que tomó su hija para rechazar a sus letrados y trató comunicarse con ella en la vista de hoy a través de una nota que intentó pasarle con ayuda de sus defensores.

Y mientras se celebraba la vista, en la calle se congregaron partidarios y detractores de Pussy Riot que llamaron la atención con cantos.

Los creyentes recitaron oraciones y cantaron salmos, algunos incluso de rodillas frente al tribunal, mientras que sus oponentes entonaron algunos temas del grupo punk al conocer el aplazamiento de la vista.

Varias decenas de creyentes trataron de marchar en procesión alrededor del juzgado al conocer su decisión y concluyeron la marcha con un rezo de rodillas frente a la puerta del tribunal.

La defensa de Tolokónnikova y Aliójina solicitará en la reanudación de la vista que la corte reconozca "que la sentencia es ilegal y sin base jurídica" y la deje sin efecto al considerar que no es delito el acto que protagonizaron en el templo de Cristo Salvador de Moscú contra el actual presidente ruso, Vladímir Putin, y la cúpula eclesiástica.

El pasado 21 de febrero cinco mujeres encapuchadas penetraron en una zona restringida del principal templo ortodoxo ruso, donde cantaron y bailaron.

"Virgen María, echa a Putin", rezaba la famosa canción.

La condena de cárcel a Pussy Riot provocó un aluvión de críticas en la comunidad internacional, que la consideró desproporcionada y un atentado contra la libertad de expresión.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies