Aplazada al 10 de octubre la vista del recurso contra la condena a Pussy Riot

El Tribunal Municipal de Moscú aplazó hoy hasta el próximo 10 de octubre la vista del recurso contra la condena a dos años de prisión de tres integrantes del grupo punk ruso Pussy Riot, sentenciadas por "gamberrismo motivado por odio religioso".

"Quiero declinar los servicios de mi abogada Violeta Vólkova y en consecuencia de mis otros dos abogados dado que mi postura respecto al caso penal no coincide con la suya", dijo Samutsévich al tribunal sin aclarar las diferencias que la han llevado a tomar esa decisión.

Comunicó al magistrado que ya tiene otro letrado, pero que éste no puede aún tomar parte del proceso al no existir entre ellos una relación contractual.

Aunque en un principio el magistrado declinó la solicitud de Samutsévich ante la ausencia de nuevos abogados que pudieran defender a la interesada, tuvo que retirarse a deliberar después de que la chica manifestara que se ha quedado sin defensor.

La defensa de Nadezhda Tolokónnikova, Yekaterina Samutsévich y María Aliójina solicita a la corte "reconocer que la sentencia es ilegal y sin base jurídica" y dejarla sin efecto al considerar que no es delito el acto que protagonizaron en el templo de Cristo Salvador de Moscú contra el actual presidente ruso, Vladímir Putin, y la cúpula eclesiástica.

La Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) pidió la víspera a la Justicia rusa que tenga clemencia con las tres condenadas integrantes del grupo punk Pussy Riot si muestran arrepentimiento por lo que han hecho.

"No entendemos a qué clase de arrepentimiento hace referencia la Iglesia. Si como arrepentimiento suponen que las chicas reconozcan su culpa es algo que con toda probabilidad no sucederá, ya que contradice a toda lógica de participación en el proceso judicial", manifestó hoy uno de los letrados de las Pussy Riot, Mark Feiguín.

Otro letrado, Nikolái Pólozov, recordó que las tres integrantes del grupo ya pidieron perdón a los creyentes y aclararon que su actuación estaba dirigida exclusivamente contra Putin y contra el patriarca de la IOR, Kirill.

El pasado 21 de febrero cinco mujeres encapuchadas penetraron en una zona restringida del principal templo ortodoxo ruso, donde cantaron y bailaron.

"Virgen María, echa a Putin", rezaba la famosa canción.

La condena de cárcel a Pussy Riot provocó un aluvión de críticas en la comunidad internacional, que la consideró desproporcionada y un atentado contra la libertad de expresión.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies