"¡Ay, Carmela!" representada por actores rusos

Se estrena mañana en San Petersburgo bajo la dirección de la española Magüi Mira

"Ha sido un viaje mágico. Se trata de una de nuestras obras teatrales contemporáneas más universales y más escenificadas en el mundo", ha asegurado a Efe Mira en conversación telefónica desde el Teatro Juvenil en la Fontanka de la antigua capital zarista.

Mira, que tiene a sus espaldas una larga carrera como actriz de teatro, ha reconocido que "no ha sido nada fácil", ya que España y Rusia "son dos culturas muy diferentes".

"Les he tenido que enamorar del proyecto para que viajemos juntos y contemos la misma historia. Tenemos dos formas de hacer teatro y de subir al escenario diferentes. Pero se trata de una obra emblemática de la dramaturgia española y al final hemos acabado por entendernos", ha apuntado.

La española ha destacado que "los rusos son atletas emocionales y tienen un gran compromiso con el trabajo, por lo que trabajan las horas que haga falta".

"Son muy generosos pero, al mismo tiempo, físicamente son extremadamente muy pudorosos. Es una gran paradoja. Los españoles no tenemos problemas para expresarnos físicamente, pero somos emocionalmente más cerrados", ha matizado.

Mira está encantada con el recibimiento que ha tenido la obra representada por únicamente dos actores en un escenario desnudo, ya que en una de las representaciones previas al estreno de mañana el público "aplaudió en pie durante siete minutos y treinta segundos".

"Lo tengo grabado en vídeo. A veces, la vida rima y en estos momentos en San Petersburgo el espectador ruso ha recibido una sacudida eléctrica. Siento que estoy cavando un túnel cultural entre los dos países", ha apuntado.

La directora, que ya representó en 2009 en ese mismo teatro de San Petersburgo "El cuento de invierno" de Shakespeare, cree que el éxito de la obra radica en que el tema es muy actual.

"En estos momentos la mejor opción para sobrevivir también es mirar hacia otro lado. !Ay, Carmela¡ trata de una pareja de artistas casi analfabetos durante la Guerra Civil española. No los interesa la política, pero los detienen los fascistas", ha dicho.

Mira recuerda que Paulino "sobrevive mirando hacia otro lado, mientras Carmela, movida por el sentido común y el dolor del alma, se rebela y lo paga con la vida".

"Son dos opciones que te da la vida cuando vives un momento que no te gusta vivir como la Guerra Civil. Pero en cualquier conflicto bélico no siempre ves los cadáveres físicamente en la cunetas", ha insistido.

Además, ha recordado que "también se muere por falta de oxígeno, por falta de libertad y eso pasa en muchos países del mundo, entre ellos Rusia".

"Esa falta de oxígeno acaba con tu dignidad", ha asegurado Mira, quien destaca que el teatro donde se representa la obra es de repertorio y está financiado por el Estado ruso.

Por su parte, el director artístico del teatro, Semión Semak, ha señalado que no se lo pensaron mucho cuando Mira les propuso representar "!Ay Carmela¡"

"A Mira ya la conocíamos. Es una directora de mucho talento. Además, fue actriz, así que sabe explicar a los actores lo que tienen que hacer. Queremos que '!Ay Carmela¡' se quede con nosotros durante los próximos cinco o seis años", ha declarado a Efe.

Semak ha destacado también que durante las cuatro representaciones que ha habido desde principios de septiembre "el público siempre ha acabado en pie" y para mañana ya se ha colgado el cartel de no hay billetes.

"La gente en San Petersburgo está muy mal acostumbrada, así que si no hay billetes significa que es algo grande. Quizás sea porque la pieza habla del amor y la muerte, temas humanos muy grandes que todo el mundo entiende. Todo el mundo sabe lo que es perder a un hombre, todo el mundo sabe lo que es la dignidad", ha resaltado.

"¡Ay, Carmela!", que ha sido estrenada en muchos países del mundo, nunca había sido representada ante el exigente público ruso, conocido por su gran afición a las artes escénicas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies