Alemania comienza acciones legales contra dos supuestos espías rusos

La Fiscalía alemana presentó hoy acusación contra una pareja rusa detenida hace casi un año por espiar presuntamente durante más de 20 años en la Alemania unificada para el Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia.

La Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) logró desenmascarar a los supuestos espías gracias a informaciones facilitadas por el FBI estadounidense.

Alemania sospecha que el matrimonio forma parte de la red de espionaje rusa destapada hace dos años en Estados Unidos y que llevó al mayor canje de espías entre Washington y Moscú desde la Guerra Fría.

Alexandr Potéyev, el exoficial del SVR que destapó la trama de espionaje en suelo estadounidense que llevó al canje de diez agentes de Moscú por cuatro rusos condenados en Rusia por espiar para Estados Unidos, fue quien dio la pista también sobre otras parejas de espías en Europa, entre ellos los ahora acusados en Alemania.

La Fiscalía señala que entre las funciones del dúo de agentes figuraba la de "recabar información sobre la estrategia política y militar de la UE y de la OTAN".

Desde octubre de 2008 hasta poco antes de su detención en octubre del año pasado, la pareja de presuntos espías mantenía tratos con un diplomático holandés que hasta su arresto la pasada primavera trabajaba en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda.

El diplomático es sospechoso de haber facilitado regularmente a los acusados documentos oficiales de la Unión Europea y la OTAN, que Andreas A. a su vez depositaba en un lugar secreto previamente establecido con los servicios secretos rusos para hacer llegar la información al SVR.

La acusación precisa también que la pareja recibía instrucciones por radio, mientras que comunicaba datos a Moscú vía satélite.

Además, el dúo de agentes, que el año pasado cobró alrededor de 100.000 euros por sus servicios, utilizaba un plataforma de vídeos por internet para enviar mensajes cifrados.

Según la investigación, los acusados, que durante mucho tiempo negaron su procedencia rusa a pesar de hablar alemán con fuerte acento ruso, ingresaron en 1988 y en 1990 en la República Federal de Alemania con documentos austríacos falsificados.

Heidrun A. afirmaba haber nacido en Perú y haber crecido en Austria, mientras su esposo, con quien se casó en 1990, decía haber nacido en Argentina y haber crecido también en Austria.

Andreas A. estudió ingeniería mecánica y plástica en Aquisgrán (oeste de Alemania).

Cuando Heidrun A. dio a luz una niña, la tapadera parecía perfecta, escribe "Der Spiegel", que señala que este caso de espionaje enturbia las relaciones diplomáticas entre Alemania y Rusia.

La Fiscalía y la BKA sospechan que el dúo de espías había sido alertado por el SVR ruso, pues en el momento de su detención Andreas A. ya había renunciado a su puesto de trabajo y vendido su coche, mientras que parte de las pertenencias de ambos se encontraban ya guardadas en cajas de mudanza.

El juicio contra la pareja, cuya fecha de inicio se desconoce, se celebrará en la Audiencia Territorial de Stuttgart (suroeste de Alemania).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.