Lo que hay que saber para ser profesor de español en Rusia

Una profesora de Español como Lengua Extranjera (ELE) impartiendo clases en el Instituto Cervantes de Moscú. Fuente: Alex Pávlovich.

Una profesora de Español como Lengua Extranjera (ELE) impartiendo clases en el Instituto Cervantes de Moscú. Fuente: Alex Pávlovich.

La máxima que se utilizaba en la época de esplendor económico de finales de los 90 y principios del siglo XXI era ‘España es una buena marca internacional’. Esto de alguna manera sigue siendo, a pesar del declive económico actual, cierto en Rusia. El español está entre los idiomas de más auge, después del inglés.

No son pocos los que deciden encontrar un hueco como profesor de español como lengua extranjera en estas tierras. Antes de la crisis existían muchas formas de practicar la profesión en Rusia, alguna de las cuales siguen existiendo:

 

-Mediante lectorados, programa en el que una universidad rusa contrataba un profesor auxiliar de español, algo que se gestionaba a través de convocatorias oficiales del Ministerio de Educación de España. Una modalidad que ha pasado a la extinción por los recortes económicos.

 

-Otra opción es entrar en las Secciones Bilingües para centros públicos ruso-español radicados en Moscú y San Petersburgo. También el acceso es a través de convocatorias del Ministerio. Modalidad que sigue existiendo, al menos de momento.

 

Estas dos opciones están bien remuneradas e incluyen, al menos en las Secciones Bilingües, el pago completo del piso aparte del sueldo. Algo bastante positivo teniendo en cuenta que la media de un apartamento de unos 40 metros en Moscú suele estar en torno a los 1.000 euros.

 

-Por último, una alternativa a la que puede acceder cualquiera que tenga experiencia como profesor de español como lengua extranjera y que está al margen de las convocatorias ministeriales de España. Sería venir a Rusia a dar clases en la universidad, en academias o clases particulares (esta última opción bastante demandada y bien remunerada). Entre los centros de idiomas el que mejor está situado, sin duda, es el Instituto Cervantes de Moscú. En dicha institución se puede entrar por oposición o como profesor colaborador. La figura del colaborador implica tener un currículum excelente y amplia experiencia previa. Es el centro de idiomas que mejor paga a sus profesores, si tenemos en cuenta el salario de un profesor ELE en la universidad y en las academias privadas.

 

Para el caso de las universidades se puede decir que hace falta una buena red de contactos previa que te permita conocer la oferta concreta de un centro, y al menos una recomendación. El problema es que el sueldo es más bien bajo, y en algunos casos no es un pago mensual, sino que pueden llegar a pagar por curso completo. Una espera que no todo el mundo se puede permitir por los gastos comunes de cualquier persona en una ciudad (alquiler, manutención, etc…).

 

El caso de las academias se abre todo un mundo de posibilidades, ya que normalmente la demanda de español supera a la oferta de profesores nativos. Suelen contratar bastante, algunas de ellas ofrecen diversas modalidades de salario dependiendo de si te proporcionan una habitación en piso compartido o no y del número de horas. En el caso de algunas academias de Moscú la hora académica (45 minutos) suele estar en torno a los 700 rublos (unos 17 euros). Además el visado de trabajo también te lo gestionan (no todos los centros lo hacen), algo que en muchos casos suele ser un quebradero de cabeza para cualquier extranjero que quiera dar clases en Rusia.

 

Normalmente la mayor demanda se sitúa en las dos ciudades principales de Rusia: Moscú y San Petersburgo. En la segunda ciudad más importante el sueldo suele ser algo más bajo que en Moscú, aunque también es posible encontrar pisos algo más baratos que en la capital pero la diferencia tampoco suele ser excesiva.

 

La opción más demandada y mejor pagada son las clases particulares, claro que para conseguirlas ayuda bastante contar con una buena red de contactos, ya que la recomendación juega un papel importante. En la oferta de clases particulares también actúan muchos factores en el precio por hora. La experiencia, las competencias y habilidades como profesor, que en el caso de que sean excelentes podría tener un alumnado de familias de la clase media y alta, interesadas en que sus hijos aprendan español y que pueden llegar a pagar de 1.500 a 2.000 rublos por hora (de 37 a 50 euros aproximadamente).

 

Claro que para poder trabajar dando clases particulares se requiere un visado, por lo que es necesario tener uno antes de poder ejercer la profesión, normalmente conseguido a través de un trabajo. Con lo que las clases particulares suelen ser un complemento al trabajo principal que se desarrolla en Rusia. 

 

A pesar de los inconvenientes del precio de la vivienda y el visado muchos ciudadanos de España y Latinoamérica se lanzan a descubrir la enseñanza del español en Rusia y consiguen muy buenos resultados. Además está el aliciente que hace de los alumnos rusos uno de los más aplicados y agradecidos aunque también más exigentes…

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies