“Valoro mucho lo que hace este país en términos políticos y culturales”

María Luisa Ramos Urzagaste, embajadora de Bolivia en Moscú, firma en el libro de honor del colegio público Cervantes. Fuente: Alex Pávlovich.

María Luisa Ramos Urzagaste, embajadora de Bolivia en Moscú, firma en el libro de honor del colegio público Cervantes. Fuente: Alex Pávlovich.

En Moscú es bastante difícil encontrar una figura diplomática con una relación tan estrecha con el país donde ejerce su actividad. María Luisa Ramos Urzagaste es una embajadora que marca la diferencia en dos sentidos. De una lado, por su condición de mujer, ya que tan sólo hay 4 embajadoras más en la capital moscovita (es también la única de Latinoamérica). De otro lado, por su dominio del ruso, idioma que aprendió y conoció antes de comenzar su labor como representante de su país en Rusia.

Bolivia es un país muy interesado en las relaciones culturales entre pueblos, incluso cuando se trata de política exterior les gusta decir que su país practica una ‘diplomacia de los pueblos’ y no de los gobiernos. Su propia representante en Rusia lleva a cabo esta premisa. Uno no tiene la impresión de encontrarse con una política de alto nivel sino más bien con una ciudadana normal, cercana, que no termina de gustarle demasiado los protocolos propios de su profesión.

 

Con motivo de un encuentro con profesores y alumnos del colegio público bilingüe ruso- español Cervantes de Moscú, aprovechamos la ocasión para hacer unas preguntas de carácter educativo y cultural a la embajadora.

 

¿Cuál es el origen de su relación con Rusia al margen del actual trabajo diplomático?

 

Estudié aquí a finales de los años 80 y principios de los 90 y me une mucha historia y cariño con Rusia. Valoro mucho lo que hace este país, no sólo en términos políticos sino también culturales, Rusia es un país multicultural, como el mío, y creo que tiene mucho para dar. Aparte de la relación diplomática, esa es una parte importante que nos une.

 

La dirección, profesores y alumnos

posan junto a la embajadora de Bolivia. 

Fuente: Alex Pávlovich.

Tengo excelentes relaciones con organizaciones de los pueblos originarios de Rusia, aquí he tenido la oportunidad de viajar por este inmenso territorio y es impresionante cómo nos parecemos a pesar de la distancia de más de 15.000 kilómetros. Por ejemplo, estuve en Kamchatka donde las rasgos étnicos de sus habitantes son muy parecidos a los de nuestro país, así resulta fácil imaginar la teoría migratoria que sitúa los orígenes de los pueblos de América en Asia que pasaron a través del Estrecho de Bering. También estuve en Chechenia donde quedé impresionada con la danza y la música

 

Bolivia demuestra tener mucho interés en Rusia tiene una radio donde podemos ver incluso programas en ruso...


Sí, tratamos de dar a conocer a Rusia al mundo en general, y a Latinoamérica en particular. Los programas tratan de acercar un poco la realidad rusa al público. La emisora ‘Tejiendo puentes’ tiene una relación estrecha con La Voz de Rusia también.

 

¿Por qué 'tejiendo puentes'?

 

El pueblo indígena de Bolivia tradicionalmente construye puentes tejiéndolos con cuerda, de ahí el uso del verbo tejer es mucho más apropiado y tiene más significado cultural para nosotros.

 

Teniendo en cuenta que ha estudiado aquí, ¿qué semejanzas percibe entre el sistema educativo ruso y boliviano?

 

Es difícil responder porque son realidades diferentes, necesidades diversas pero si hay similitudes es precisamente este espacio en el que nos encontramos (en referencia al colegio público Cervantes), el conocer a los demás para poder entenderles. Los alumnos por ejemplo conocen cosas de España, de Colombia… conocen la historia de diferentes países de habla hispana. ¿Cómo vas a aprender a respetar un país si no lo conoces? Y aquí este colegio hace una excelente labor en este sentido.

 

Rusia y Latinoamérica viven una época dorada en cuanto a sus relaciones, éstas abarcan las más variadas áreas: defensa, política, economía… ¿Cómo se trasladaría esto al ámbito educativo y cultural?

 

Creo que hace falta conocernos más a fondo, esto es fundamental.

 

Es muy importante esta etapa de formación (en referencia a la escuela donde nos encontrábamos) porque se ponen los fundamentos de los valores culturales, morales de una persona… en este sentido hace falta mucho por hacer.

 

¿Qué opinión le merecen los centros bilingües ruso-español?

 

Estoy impresionada, es como si alguien me hubiese abierto una puerta que yo no conocía.

 

¿Existe algún centro bilingüe ruso-español en Bolivia?

 

No. Pero nosotros intentamos que eso suceda. De momento hay centros culturales donde se enseña la lengua rusa.

 

No hace mucho el presidente de Bolivia Evo Morales realizó una reforma educativa donde se primaba el multiculturalismo, la libertad y el respeto a la naturaleza, pero además nuestra nueva constitución especifica el respeto y la conservación de otras lenguas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies