Tiembla el mandato de Saakashvili en Georgia

La difusión de un vídeo con torturas de reclusos en una prisión de Georgia ha instalado al presidente del país, Mijaíl Saakashvili, en la peor crisis de su mandato desde la derrota en la guerra con Rusia de agosto de 2008, y en el momento menos oportuno: en vísperas de elecciones parlamentarias.

"Antes la comunidad internacional hacía la vista gorda ante los errores de la joven democracia georgiana, considerándolos un mal inevitable", dijo hoy a Efe Teia Tsulukiani, dirigente de la coalición opositora "Sueño Georgiano".

Tsulukiani opinó que la imagen proyectada al exterior por el Gobierno de que el oficialista Movimiento Nacional Unido (MNU) es una fuerza progresista, reformadora, y de que los opositores son retrógrados y reaccionarios "se ha venido abajo en un abrir y cerrar de ojos".

"No creo que la comunidad internacional continúe diciendo que Saakashvili ha construido una democracia en Georgia", subrayó la opositora.

El vídeo que desató el escándalo, que muestra palizas e, incluso, la violación de un preso con un palo de escoba, fue emitido este martes por dos canales de televisión privados.

Nada más concluida su emisión miles de personas se echaron a las calle de Tiflis y otras ciudades del país para expresar su ira y exigir responsabilidades al Gobierno.

Las imágenes de las torturas fueron grabadas en secreto en la prisión de Gldani, en los suburbios de Tiflis, en el curso de dos años por un funcionario de penal, Vladímir Bedukidze, quien reside actualmente en Bélgica.

La reacción de Saakashvili fue instantánea: compareció en directo por televisión a la cuatro de la madrugada para prometer a los ciudadanos que todos los autores directos de las torturas y quienes las permitieron serían castigados con todo el rigor de la ley.

Diez funcionaros de la prisión fueron detenidos y en menos de 48 horas dimitieron dos ministros, la responsable del sistema penitenciario, Jatún Kalmajelidze, y el titular de Interior, Bachán Ajalaya.

"Desde luego, lo ocurrido en un fallo enorme del sistema", admitió el presidente georgiano, que criticó el aprovechamiento que hace la oposición de los sucesos en la prisión de Gldani.

Saakashvili denunció que el funcionario que durante largo tiempo grabó las torturas para vender las imágenes es presentado ahora como un héroe por la oposición.

"Quiero decirle a aquellos que financiaron esa compra que no todo vale para unas elecciones, que no todo se mide en dividendos políticos. Si se sabe lo que ocurre y se paga por ello, ¿cómo se puede dormir tranquilo?", dijo.

Según el exministro de Asuntos Exteriores Irakli Menagarishvili, la situación en Georgia puede adquirir un "desarrollo imprevisible si las fuerza políticas del país no actúan con responsabilidad".

"Lo más importante es que las elecciones parlamentarias del próximo 1 de octubre se celebren en un clima de normalidad y transparencia", dijo hoy a Efe el excanciller.

Hasta ahora el MNU de Saakashvili se perfilaba como el claro favorito a la victoria en esos comicios.

Los 150 diputados que conforman el Parlamento georgiano se eligen según un sistema mixto: 77 por listas de partidos y los 73 restantes en circunscripciones mayoritarias.

Para acceder al reparto proporcional de escaños por listas de partidos, las formaciones que participan en los comicios deben obtener al menos un 5 % de los votos emitidos.

Según todas las encuestas, de las 17 formaciones que participan en las elecciones sólo el MNU y "Sueño Georgiano" superarán, y con creces, el mínimo de votos para elegir diputado por listas de partidos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies