Ucrania se acerca a las urnas

Yulia Timoshenko arrestada: la Corte Suprema de Kiev ha confirmado la condena a siete años. Fuente: ITAR-TASS.

Yulia Timoshenko arrestada: la Corte Suprema de Kiev ha confirmado la condena a siete años. Fuente: ITAR-TASS.

La comunidad internacional sigue con atención el camino que llevará a Ucrania a las elecciones parlamentarias del 28 de octubre de 2012, mientras la Corte Suprema de Kiev ha confirmado la condena a Yulia Timoshenko.

A menos de dos meses de las elecciones al Parlamento, convocadas para el 28 de octubre de 2012, continúa el duelo a distancia entre Timoshenko y Víktor Yanukóvich, una desde la cárcel de Járkov y el otro desde el palacio presidencial de Bankova.

Recientemente, la Corte Suprema de Kiev ha confirmado la condena a siete años de prisión para la líder de la oposición. Aunque los abogados de la ex primera ministra ya han anunciado que recurrirán ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, es difícil que haya cambios de envergadura en la situación.

Las últimas encuestas del Fondo para Iniciativas Democráticas de Kiev indican que, con las elecciones del 28 de octubre a la vista, solo hay cuatro partidos que podrían superar la frontera del 5%: el “Partido de las Regiones”, de Yanukóvick (28,1%), “Oposición Unida”, de Yatseniuk, aliado de Timoshenko, que ha sido excluida de las listas electorales (25,6%), “Udar”, de Vladímir Klitschko (11,5%) y los comunistas de Petro Simonenko (8,2%).

Un 14% de los ucranianos aún no han decidido a quién prefieren. Si, por un lado, la oposición sigue protestando, anticipándose a la falta de limpieza en el proceso electoral, la élite en el poder trata de calmar los ánimos y asegura que todo el proceso seguirá las normas.

La comunidad internacional observa con atención lo que sucede en Ucrania. En Occidente, desde Bruselas a Washington, ha habido continuos llamamientos precisamente sobre el caso de Timoshenko y sobre otros presuntos casos de justicia selectiva, hasta el punto de que Yanukóvich ha terminado casi aislado a nivel internacional; sin embargo, en otros aspectos Ucrania no se siente en absoluto abandonada.

Debido a la difícil coyuntura económica, las ayudas del Fondo Monetario Internacional llevan congeladas más de un año; Kiev, por su parte, ha encontrado apoyo en el Este, desde Pekín a Moscú. Sobre todo con Rusia, se ha notado un fuerte acercamiento, como demuestran los frecuentes encuentros bilaterales de los últimos tiempos. En junio de 2012 se celebraron coloquios gubernamentales entre Dmitri Medvédev y el primer ministro ucraniano Mikola Azarov. Además, el presidente ruso Vladímir Putin se ha reunido con Yanukovich por segunda vez en un mes, y tras la cumbre de Yalta, el pasado junio, se volvieron a ver en Sochi a finales de agosto.

Con ocasión de estos encuentros, Putin ha afirmado que “la expansión de las relaciones económicas entre los dos países tiene una gran importancia”, en referencia a la Unión Euroasiática que Rusia ha comenzado ya con Bielorrusia y Kazajistán. El jefe de Estado ucraniano ha declarado su interés en una cooperación más intensa, no solo con Rusia, en el ámbito de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), sino también en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), que incluye, además de a Moscú y a Pekín, a numerosas repúblicas ex soviéticas de Asia Central.

Así pues, parece que Kiev, si no hay cambios radicales, poco probables de momento, mirará siempre más hacia el este.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies