Rosatom se abre paso en Argentina

El departamento de control de la central nuclear. Fuente: ITAR-TASS.

El departamento de control de la central nuclear. Fuente: ITAR-TASS.

El año pasado la corporación estatal Rosatom pasó con éxito los requisitos previos para poder aspirar a formar parte de este proyecto y tiene muchas esperanzas de superar el concurso. Kirill Komarov, vicedirector general para el desarrollo del mercado internacional de Rosatom, habló en una entrevista para Rusia Hoy sobre las posibilidades que ofrece la colaboración entre esta corporación estatal y Argentina.

¿Cuál es el estado actual de las negociaciones con Argentina sobre la participación en el proyecto de construcción de una nueva central nuclear?

 

En el marco de una visita a Argentina del entonces Presidente Dmitri Medvédev, el 14 de abril del año 2010, la corporación estatal Rosatom y el Ministerio de Planificación Regional, Inversiones Estatales y Servicios de Argentina firmaron el Acuerdo sobre las vertientes de la cooperación en el sector de la utilización de la energía atómica para fines pacíficos.

 

En cumplimiento del Acuerdo, en el 2010 y 2011 se celebraron varias rondas de consultas ruso-argentinas en Moscú y en Buenos Aires. En ellas se discutieron cuestiones relacionadas con la construcción de una central nuclear en Argentina en base a un proyecto ruso, el suministro de combustible nuclear ruso, y también la posibilidad de localizar en el territorio de Argentina elementos del ciclo de combustible nuclear así como que la parte rusa pueda garantizar la financiación del proyecto de construcción de la central.

 

En mayo del año 2011 durante un encuentro en Moscú entre el director general de Rosatom, Serguéi Kiriyenko, y el Ministro de Planificación Regional, Inversiones Estatales y Servicios de Argentina, Julio De Vido, se firmó el Memorándum de cooperación en el sector de la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, donde se estableció que Rosatom había superado los requisitos previos para  postularse como posible abastecedor de la cuarta central nuclear argentina.

 

Actualmente Rosatom mantiene consultas con organizaciones argentinas del sector nuclear sobre aspectos técnicos y comerciales acerca de la construcción de la central, así como sobre las posibilidades de realizar proyectos conjuntos  en el sector atómico.

 

¿Se conocen las condiciones de aprobación de la licitación, las fechas aproximadas?

 

Se conoce que la convocatoria de la licitación se ha aplazado como mínimo hasta final del año 2012. Teniendo en cuenta las prioridades, que han expresado los representantes de Argentina, se puede suponer que las condiciones clave del concurso serán cuestiones relacionadas con el suministro de financiación exterior, la localización y la entrega de tecnología.

 

Actualmente Rosatom, gracias a su estructura, está preparada para ofrecer a los clientes una propuesta completa que incluya todos los aspectos necesarios para la construcción de una central nuclear, teniendo en cuenta al máximo sus necesidades.

 

Las soluciones que se plantean para su financiación son parte de los elementos clave de esta propuesta. Hemos planificado aprovechar al máximo los recursos de la industria local durante la construcción de la central. Además, la colaboración con Rosatom abre amplias posibilidades para participar en proyectos de la corporación por todo el mundo. Actualmente somos el líder mundial en construcción de unidades de generación eléctrica nuclear simultáneamente con 28 bloques.

 

¿Cuál es el proyecto que superó esta selección?

 

El hecho de pasar la selección previa confirma que, en conjunto, el proyecto que ha presentado Rosatom, satisface las exigencias del cliente. El reactor PWR 1000 (de agua a presión, por sus siglas en inglés Pressurized Water Reactor) fue aceptado en la calificación previa.

 

 Esta tecnología es una de las más modernas y corresponde por completo a las definiciones de los reactores de la generación 3+. El bloque de energía incluye sistemas de seguridad activos y pasivos, que responden a las últimas exigencias 'post Fukushima' (tras el accidente en la central nuclear de Japón).

 

Es decir, estos sistemas son capaces de apagar la central de forma automática, sin intervención humana, y asegurar durante largo tiempo la salida del calor de su interior. Esto es posible incluso en condiciones de fuerza mayor, cuando se apaga la electricidad, y cuando la región se ve golpeada al mismo tiempo por un terremoto y un tsunami. También ofrecemos una tecnología de referencia que ha demostrado su efectividad y seguridad tanto en Rusia como en el extranjero y eso es también un hecho importante.

¿Con qué dificultades se puede encontrar la realización de este proyecto teniendo en cuenta la lejanía geográfica?

 

 Rosatom tiene una experiencia positiva en la realización de proyectos en el extranjero y, entre ellos, algunos a distancias muy considerables de las fronteras de Rusia. Así lo corroboran ejemplos evidentes. Por ejemplo, en China ya funciona correctamente la primera fase de la central nuclear de Tianvansk, y la de Kudankulam, en India, se encuentra en la fase final de construcción.

 

 Me gustaría destacar que en estos casos, tanto China como India, tras convencerse de la efectividad y seguridad de las tecnología rusa, nuestros socios quisieron ampliar la cooperación y ahora ya tenemos acuerdos sobre nuevos proyectos en estos países.

 

 Actualmente hay oficinas de Rosatom en funcionamiento en Ucrania, Singapur y Sudáfrica, y en marzo del 2012 se envió un representante de Rosatom a Buenos Aires. Durante los próximos dos años se planean abrir cerca de 20 oficinas más.

 

 ¿Qué lugar ocupa Argentina y América Latina en general en la estrategia de expansión internacional de Rosatom?

 

América Latina es una región importante y con muchas perspectivas para Rosatom.  Argentina, Brasil y México durante muchos años gestionan con éxito parques de reactores nucleares, tienen una sólida base científica y productiva y veo un gran potencial para el desarrollo de la energía nuclear y de la industria en la región.

 

En este sentido, vemos Argentina no solo como un mercado potencial de las tecnologías nucleares rusas, sino también como un socio importante con el que podemos colaborar de forma que nos beneficiemos mutuamente, sin descartar la posibilidad de colaborar conjuntamente en terceros países. Nuestra propuesta para la construcción de una central nuclear puede beneficiar mucho a Argentina, pero no solo por la aparición de una nueva fuente de energía, fiable y ecológicamente segura, sino también porque permitirá dar un impulso en el desarrollo a los sectores industriales  adyacentes, crear nuevos puestos de trabajo y aumentar la base fiscal. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies