Rusia reitera su oposición a que la ONU abra una vía para intervenir en Siria

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reiteró hoy que Moscú no dará luz verde a una resolución del Consejo de Seguridad que permita abrir la vía a sanciones e incluso a una intervención militar en Siria en aplicación del artículo 7 del Estatuto de la ONU.

El ministro ruso insistió en que lo que sucede en Siria es "un conflicto interno" y que "no hay razón alguna para intervenir a favor de ninguna de las partes".

"Hay que obligar a las partes enfrentadas en Siria a que terminen de combatir y sentarlas en una mesa de negociaciones", manifestó.

Lavrov recordó que Rusia ha mostrado su disposición para votar a favor de una resolución sobre Siria, pero solo para dar legalidad internacional al comunicado aprobado en la conferencia de paz celebrada en 30 de junio en Ginebra.

"Por alguna razón todos olvidan que el Consejo de Seguridad de la ONU ya ha tomado dos resoluciones sobre Siria, y además fue consensuado el comunicado del Grupo de Acción (para Siria), que se reunió en Ginebra", señaló.

En la reunión que mantuvo el fin de semana con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, el titular de la Cancillería rusa recalcó que el comunicado de Ginebra ya establece los pasos para la solución del conflicto sirio, que incluyen la creación de un gobierno de transición entre oposición y el régimen de Damasco.

Esta es la postura que defenderá Moscú en la próxima reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que se celebrará a finales de este mes de septiembre.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies