Avanzan las investigaciones para clonar mamut siberiano

El científico ruso Semión Grigóriev aseguró hoy a Efe que dentro de unos meses se sabrá si las células de mamut halladas en Siberia pueden servir de base para la clonación de ese animal prehistórico extinguido.

Grigóriev aseguró que los tejidos adiposos y suaves, lana, pelo y médula ósea de mamut "serán enviados próximamente a Corea del Sur y hasta diciembre no se conocerán los resultados de los análisis".

Profesor de la Universidad Federal Nororiental, el ruso considera que sólo entonces se sabrá si entre los restos del mamut existe una célula en buen estado que es capaz de reproducirse de manera autónoma, lo que él no da por sentado.

"¿Por qué el mamut? Es un símbolo de la fauna prehistórica. Vivía en todas partes, incluso en España. El último ejemplar murió hace unos 3.500 años. Se extinguieron debido al cambio climático", dijo Grigóriev.

Además, rechazó que la clonación de mamuts presente problemas éticos, ya que no se trata de replicar a un ser humano, sino a un animal ya extinguido.

Los expertos consideran que clonar un mamut es posible, ya que las células de ese animal prehistórico pueden encontrarse tanto en su sangre y órganos internos, como en la piel y los huesos.

La descodificación del ADN de la momia del paquidermo prehistórico, que es la que lleva la información genética sobre el animal, es una labor ardua que, en muchas ocasiones, concluye en fracaso al no hallarse ninguna célula intacta.

En marzo pasado el Instituto de Ecología Aplicada (IEA) de Siberia anunció los planes de clonar un ejemplar de mamut que estuvo congelado durante 10.000 años en Yakutia al insertar su material genético en las células de una elefanta actual.

"Las células madre serán trasvasadas al útero de una elefanta que gestará el feto durante 22 meses con el fin de que nazca, esperamos, una cría de mamut viva", señaló un portavoz del IEA a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

En concreto, las células del mamut en cuestión se insertarían en embriones de un elefante procedente de la India, al tratarse de su pariente genético más cercano.

Los mamuts aparecieron en África hace 3 ó 4 millones de años, dos millones de años atrás emigraron hacia Europa y Asia y llegaron a América del Norte hace 500.000 años, pasando por el estrecho de Béring.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.