Premier húngaro dice que reacción por extradición de asesino no le sorprendió

"Tras nuestra decisión, no ocurrió nada que no hubiéramos previsto", manifestó el jefe de Gobierno magiar, según declaraciones que recoge hoy la agencia de noticias MTI.

A finales de agosto, la Justicia húngara extraditó a Baku a un exmilitar azerbaiyano, quien había sido condenado por asesinar en Hungría a un militar armenio durante un ejercicio de la OTAN y fue puesto en libertad nada más llegar a su país.

Armenia respondió a este acto con la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Hungría.

Desde entonces, el ejecutivo de Orbán ha calificado como "inaceptable" la liberación del condenado y ha presentado una queja al embajador azerbaiyano en Budapest.

Orbán agregó hoy que antes de extraditar al exmilitar para que cumpla su condena en su país de origen, el gobierno húngaro escuchó sendas recomendaciones de los ministerios de Interior y Exteriores.

Por otra parte, el portal informativo origo.hu cita hoy a fuentes gubernamentales que afirman que la decisión de mandar al condenado a Azerbaiyán fue tomada por el propio Orbán.

Algunos medios de comunicación húngaros han hecho conjeturas sobre la posibilidad de que a cambio del envío del exmilitar a Azerbaiyán, el país caucásico se habría comprometido a comprar bonos de Estado de Hungría, un país que sufre desde hace años una fuerte crisis económica.

Armenia y Azerbaiyán, dos exrepúblicas soviéticas, están enfrentadas desde hace décadas por el enclave de Nagorno Karabaj.

Entre 1991 y 1994 estuvieron en guerra por este territorio que se encuentra dentro de Azerbaiyán aunque está habitado por armenios.

El conflicto bélico, que se cobró las vidas de unas 25.000 personas, acabó con la ocupación armenia del enclave.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies