Moscú asegura que la OTAN no aprendió la lección de la guerra ruso-georgiana de 2008

"Las declaraciones (de Rasmussen) demuestran que la OTAN no sacó lecciones de los trágicos sucesos de 2008 en el Cáucaso Sur y sigue mandando a Tiflis señales de apoyo", señala un comunicado de Alexandr Lukashévich, portavoz de la cancillería rusa, publicado en la página web del ministerio.

"La publicidad del tema sobre la posibilidad de que Georgia sea miembro de la OTAN (...) exacerba las aspiraciones revanchistas de las autoridades georgianas (...) y aumenta la tensión en el Cáucaso Sur", mantiene la nota.

Durante su visita a Georgia Rasmussen declaró que Rusia no consiguió alejar al país caucásico de la Alianza, tras la guerra de 2008 por el control de la separatista república georgiana de Osetia del Sur.

Rasmussen elogió en varias ocasiones la participación georgiana en la misión de la OTAN en Afganistán y recordó que Georgia se convertirá este otoño en el país no miembro de la organización con el contingente más numeroso desplegado en esa república islámica.

Reiteró que Georgia está a punto de formar parte de la Alianza, a cuyas puertas no ha dejado de llamar Tiflis desde la llegada al poder del prooccidental Mijaíl Saakashvili, pese a la frontal oposición de Rusia

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies