Peligra el gigante del aluminio BAZ

"¡Entreguen la planta a (Víctor) Vakselberg!", decían las pancartas, en alusión al antiguo propietario de BAZ, que critica abiertamente la política orientada a reducir la producción que aplica el grupo Rusal, controlado por Oleg Deripaska.

El mayor productor de aluminio del mundo anunció hace una semana el cierre de ésta y al menos otras tres plantas en todo el país.

El cierre de una parte de la planta dejará a más de 25.000 personas sin medios para subsistir, denunció en el mitin Ildus Jakímov, diputado de la asamblea municipal de la ciudad.

Difícilmente Vaksleberg podría solucionar hoy en día los problemas de la planta, pues desde que la dejó el precio del aluminio ha caído un 20 por ciento en los mercados internacionales mientras que la factura energética para su producción ha subido un 40 por ciento.

Como resultado, según cálculos recogidos por la agencia Novy Región, la planta pierde 500 dólares en cada tonelada de aluminio que produce.

Sin embargo, Vakselberg, cuya empresa Sual Partners posee el 15,8 por ciento de Rusal, critica la "ineficaz gestión" de BAZ y otra plantas y hasta ha amenazado con vender sus acciones.

Dos mítines casi seguidos, uno convocado por los sindicatos y otro por el "Comité por la salvación de BAZ", de corte político, coincidieron en clamar al Kremlin.

"Moscú, el Ural está muriendo" y "Gobierno, es hora de intervenir" fueron los lemas más suaves que portaban y coreaban los participantes, que llegaron a amenazar incluso con huelgas de hambre si no se adoptan medidas urgentes para salvar la planta y la ciudad de 60.000 habitantes que de ella depende.

El Kremlin, coinciden los analistas, tendrá que salvar la situación, y no precisamente por simpatía a Deripaska, unido por lazos matrimoniales a la familia del ex presidente de Rusia, Borís Yeltsin.

El "zar del aluminio" es blanco de una investigación por parte del Ministerio del Interior ruso, que en abril empezó a estudiar los expedientes facilitados por la Justicia española, que le acusa de blanqueo de dinero en España.

Esta investigación surgió a raíz de la "operación Avispa" desarrollada en dos fases en España en 2005 y 2006 y por la que ya fueron condenados seis miembros de la mafia ruso-georgiana.

Según el auto español, Deripaska y sus ex socios controlaban varias de las empresas de aluminio de Rusia que la organización criminal habría ido "conquistando" mediante la extorsión y el asesinato, y de las cuales obtenían el dinero que luego blanqueaban.

El martes llegará a Krasnoturinsk una comisión gubernamental para hallar una solución, pues de lo contrario, los habitantes amenazan con huelgas de hambre en masa.

No sería la primera vez que el Kremlin se vea obligado a intervenir entre los trabajadores y las empresas de Deripaska.

En 2009 el entonces primer ministro y hoy presidente de Rusia, Vladímir Putin, tuvo intervenir en persona en una situación similar para obligar al oligarca que mantuviera en funcionamiento las únicas industrias de la localidad de Pikaliovo.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies