La rusa Rosneft y la noruega Statoil acuerdan prospecciones en el Ártico

El acuerdo, rubricado hoy por los presidentes de ambas compañías, Ígor Sechin (Rosneft) y Helge Lund (Statoil), deja dos tercios del capital en manos de los rusos y el resto en manos de los noruegos, según un comunicado remitido a los medios por el gigante estatal ruso.

Statoil se encargará de financiar el coste total de las prospecciones geológicas y deberá realizar seis perforaciones entre los años 2016 y 2021.

El acuerdo también prevé la transferencia de personal técnico y gerente entre las dos compañías para mejorar su cualificación en el terreno de las prospecciones y extracción de hidrocarburos.

El yacimiento de Perséyev, en el sector occidental del mar de Barents, cuenta con unas reservas de hidrocarburos estimadas en 2.000 millones de toneladas.

Las reservas de los yacimientos de Lisianski, Kashevarovski y Magadán-1, situados en la parte norte del mar de Ojotsk, están estimadas en 1.400 millones de toneladas.

El monopolio estatal ruso Gazprom anunció la víspera la paralización del proyecto para desarrollar el yacimiento de gas Shtokman (mar de Barents), uno de los mayores del mundo, tras no alcanzar un acuerdo con los accionistas extranjeros de la empresa creada a este efecto, entre los que está Statoil.

La compañía noruega recordó que ya hace tiempo habría anunciado que no continuaría su participación en la primera fase del proyecto.

"Statoil necesita nuevos acuerdos y condiciones para trabajar. Es algo que ya estamos negociando con Gazprom", apuntaron al diario digital Gazeta.ru fuentes de la petrolera escandinava.

El monopolio ruso y sus socios extranjeros consideran que las inversiones que requiere el desarrollo del yacimiento, a unos 550 kilómetros al norte de la ciudad rusa de Murmansk, y a más de 340 metros de profundidad, son muy excesivos a día de hoy.

La empresa Shtokman Development AG fue creada en febrero de 2008 para la prospección, construcción, financiación y explotación de la primera fase del yacimiento.

Hace cuatro años, los socios de la compañía recién creada estimaban que los primeros 23.700 millones de metros cúbicos de gas saldrían del fondo del Ártico ya en 2013, pero más tarde esta etapa fue pospuesta primero hasta 2016 y después a 2017-2018.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.