“Rusia no se ha quedado rezagada en la tecnología hipersónica”

El problema consiste en garantizar la estabilidad  de la estructura. Fuente: boeing.com

El problema consiste en garantizar la estabilidad de la estructura. Fuente: boeing.com

El exjefe del Estado Mayor de las Tropas estratégicas de misiles de Rusia, el coronel general Víctor Yesin, explicó las particularidades de los misiles hipersónicos y la amenaza que representan.

Militares norteamericanos informaron sobre otro lanzamiento del avión hipersónico no tripulado X-51A WaveRider, capaz de alcanzar una velocidad seis veces mayor que la velocidad del sonido. Las pruebas, como en ocasiones anteriores, no obtuvieron éxito, pero no se habla de suspender el programa.

 

¿Cuál es el grado de amenaza de esta tecnología?

 

Es demasiado pronto para evaluar el peligro que puede entrañar. No se sabe a ciencia cierta cuáles son los planes estadounidenses con respecto a esta tecnología. Si el avión estuviese equipado con armas convencionales, en lugar de cabezas nucleares, se trataría de un recurso de la llamada estrategia de ataque global rápido. En este caso, sería menos peligroso para Rusia.

 

Si estos sistemas estuvieran equipados con armas nucleares, sería un motivo de gran preocupación en Rusia. Quiero decir, sin embargo, que Rusia también está trabajando en el desarrollo de esta tecnología hipersónica. Es más, ya hemos realizado pruebas, una de las últimas en 2011. Nuestro experimento no fue del todo exitoso, pero se están efectuando investigaciones en campos científicos desconocidos, por eso no se pueden conseguir avances inmediatos.

 

Rusia no se ha quedado rezagada en este ámbito, nos encontramos aproximadamente al mismo nivel. Aunque los norteamericanos, por supuesto, pueden invertir grandes recursos. Hay que suponer que ambas partes continuarán trabajando en esta dirección.

 

¿Cuál es el principal problema para la creación de este prototipo?

 

El problema consiste en garantizar la estabilidad  de la estructura, que debe soportar unas condiciones térmicas y de fricción que surgen como resultado de las altas velocidades. El aparato se calienta, el material que se ha utilizado para su construcción, por lo vista, pierde estabilidad y se desintegra.

 

Cuando el equipamiento esté desarrollado, ¿habrá algún impedimento para el empleo de armas nucleares?

Por supuesto, es posible. Pero no se puede afirmar que los norteamericanos hayan anunciado algo a este respecto. Si nos basamos en las declaraciones oficiales, estos medios no se destinarán al uso de armamento nuclear. Dicen que el avión se está desarrollando para atacar objetivos puntuales con armas convencionales. Pero resulta difícil creerlo.

 

En el caso de que estas aeronaves estén equipadas con armas nucleares, ¿hasta qué punto pueden ser más peligrosas que los misiles balísticos intercontinentales?

 

El efecto hipersónico consiste en que un avión pueda volar a una altura de 80, 100 kilómetros o más. Esto  dificulta la detección del objeto por los sistemas de defensa aérea. Por eso, el proyecto es útil. Un cohete equipado con esta tecnología sería difícil de interceptar. Es capaz de alcanzar un objetivo con mayor fiabilidad que un cohete balístico intercontinental, cuya trayectoria puede ser calculada, permitiendo la intercepción a través del sistema de defensa antimisiles.

 

Aunque sea en fase experimental, ¿existen sistemas para luchar contra este tipo de misiles?

 

Todavía no. Este tipo de tecnología se desarrolla cuando hay una amenaza real. Cuando eso ocurre hay que crear un nuevo sistema. Tal vez ya se haya propuesto trabajar en este sentido, pero no sé nada al respecto.

 

Los sistemas de defensa antiaérea y antimisiles, presentes en los equipamientos de los ejércitos más avanzados del mundo, ¿son capaces de contrarrestar, de alguna manera, estos misiles?

 

Todavía no se puede combatir este tipo de equipamiento. Ni los Estados Unidos ni Rusia. Por eso, el desarrollo de esta tecnología es prioritario, porque deja obsoletos los sistemas de defensa antimisiles existentes hoy en día. Pero es cuestión de tiempo. Es una lucha incesante: si alguien se adelanta, otros lo alcanzarán.

 

Artículo publicado en ruso en Vzgliad. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.