Uzbekistán podría alojar un centro de acción rápida de EE UU en 2014

Estados Unidos negocia con Uzbekistán la creación de un centro de reacción rápida tras la retirada de las tropas norteamericanas de Afganistán en 2014, informa hoy el diario ruso Kommersant.

"Se trata de la mayor base militar de Estados Unidos en Asia Central", apunta el rotativo que cita fuentes de la Cancillería uzbeka.

El centro se encargaría de coordinar las acciones militares en caso de un agravamiento de la situación tras el repliegue de las tropas aliadas de Afganistán.

EEUU y el régimen de Islam Karímov, en el poder en Tashkent desde hace más de 20 años, aún negocian cuántos soldados norteamericanos integrarán la base militar.

El centro servirá de almacén para el armamento y equipos militares que son ahora utilizados por la coalición aliada en territorio afgano, parte de la cual será cedida a las Fuerzas Armadas uzbekas.

En el marco de la pasada cumbre de la OTAN en Chicago ambas partes ya firmaron un acuerdo sobre el tránsito de cargamentos militares.

Además, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en señal de buena voluntad ha excluido a Uzbekistán de la lista negra de países con los que no se puede cooperar militarmente debido a sus violaciones de los derechos humanos.

En noviembre de 2005 Karímov ordenó a las fuerzas estadounidenses que abandonen la base militar uzbeka de Karshi-Janabad, donde se encontraban desde 2001.

Karímov reaccionó así a las críticas de la Casa Blanca por la matanza en mayo de 2005 de varios centenares de civiles en la violenta revuelta popular en Andiyán.

Según Kommersant, Rusia ha recibido con inquietud las noticias sobre una posible apertura de una nueva base militar estadounidense en Asia Central, región que el Kremlin considera su patio trasero.

"Nuestro socios uzbekos debería analizar detenidamente todas las posibles consecuencias de la ampliación de la cooperación militar con EEUU", advirtió una fuente diplomática rusa.

En principio, EEUU debe abandonar la base aérea de Manás en la vecina Kirguizistán, donde funciona desde hace años un centro de tránsito, en 2014.

Tanto Rusia como China e Irán han pedido a Washington que ponga fecha a su presencia militar en Asia Central, región que acoge grandes recursos energéticos.

EEUU obtuvo el permiso de Rusia, Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán para tender un corredor a través de sus territorios, con el fin de hacer llegar los suministros a sus tropas desplegadas en Afganistán.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.