El ayuntamiento de Moscú promete que creará el Hyde Park ruso

El Ayuntamiento de Moscú anunció hoy que habilitará dos espacios públicos para que la oposición rusa pueda celebrar sin autorización previa manifestaciones de protesta y sus mítines políticos, una iniciativa que la disidencia ha acogido con escepticismo.

"De los cuatro lugares que se propusieron hemos elegido los parques Gorki y Sokólniki", aseguró Alexéi Mayorov, jefe del departamento de Seguridad de la capital rusa, en rueda de prensa.

Mayorov explicó que en esos serán "espacios de libre expresión ciudadana, en la que éstos no tendrán que solicitar" de antemano autorización para poder congregarse.

El funcionario explicó que los céntricos espacios que se habilitarán en dos de los parques más populares de la ciudad tendrán cabida para unas 2.000 personas cada uno.

El acceso a estos espacios será gratuito y los interesados podrán pronunciar discursos antigubernamentales, leer poemas o cantar sobre cualquier tema que no esté prohibido por la ley.

La oposición había propuesto crear espacios públicos para sus actividades en las inmediaciones del estadio olímpico Luzhnikí y el plaza Bolótnaya, donde se celebraron en los últimos meses las protestas más multitudinarias contra el Kremlin.

Mayorov, que aseguró que las autoridades moscovitas procederán ahora a promulgar las leyes que regulen el funcionamiento de los dos Hyde Park, reconoció que algunos opositores habían expresado dudas sobre la iniciativa, aduciendo que las autoridades quieren restringir su libertad de manifestación.

En cambio, éste explicó que cuando la oposición desee convocar una manifestación de protesta con la participación de decenas de miles de personas podrá solicitar otro lugar, con una antelación de entre 10 y 15 días.

El partido liberal Yábloko y uno de los líderes de la oposición radical, el escritor Eduard Limónov, han adelantado que nunca citarán a sus partidarios en los espacios habilitados por las autoridades.

"En el Reino Unido los mítines se celebran por todas partes, donde desea la gente. Yo he estado en Hyde Park. No es un espacio político. Allí siempre hay muchos locos. Es un lugar para la expresión de sentimientos individuales", dijo Limónov.

Anteriormente, la propuesta ya había sido rechazada por la veterana opositora y activista de los derechos humanos, Ludmila Alexéyeva, que dijo que "no ha lugar a la similitud con el Hyde Park".

"Sospecho que la idea consiste en habilitar una especie de establo, invisible para los transeúntes, para que allí griten lo que quieran", apuntó.

Durante la campaña de las elecciones presidenciales de marzo, el presidente ruso, Vladímir Putin, propuso habilitar en Moscú una zona destinada a los actos públicos de protesta donde los ciudadanos puedan manifestarse en cualquier momento sin autorización previa.

"En el futuro habría que buscar un lugar decente, al estilo del Hyde Park de Londres, y allí dar la posibilidad de expresarse con absoluta libertad para que los medios de comunicación puedan llevar su punto de vista a todos los ciudadanos de Rusia", dijo.

La posibilidad de crear espacios en cada región del país para la celebración de actos públicos fue incluida en la controvertida ley sobre manifestaciones, que ha aumentado notablemente las multas en caso de infracciones del orden público durante acciones de protesta.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.