Timoshenko espera su sentencia

Tras aplazar la vista hasta tres veces por incomparecencia de la interesada, que se encuentra hospitalizada, el alto tribunal ucraniano dio por concluido el proceso y se retiró a deliberar si anula la sentencia dictada en octubre de 2011 por un tribunal de Kiev que declaró la culpabilidad de la actual líder opositora por abuso de poder.

La acusación solicitó al magistrado del TS, Stanislav Mischenko, que deje en firme la sentencia en primera instancia, que los fiscales consideran fundada, según medios locales.

Serguéi Vlásenko, defensor de la ex jefa de Gobierno, cree que la decisión del Supremo no llegará antes de comienzos del próximo mes de septiembre.

"Cien por cien que será después del 28 de agosto. Yo pronosticaría que será entre el 10 y 13 de septiembre", dijo Vlásenko.

Timoshenko fue condenada por excederse en sus atribuciones al firmar en 2009 unos contratos gasísticos con Rusia que, según las actuales autoridades, resultaron altamente onerosos para Ucrania.

La opositora se enfrenta a un segundo juicio penal, aplazado ya en seis ocasiones por sus reiteradas incomparecencias motivadas por su estado de salud, ésta vez por malversación y evasión de impuestos.

La Fiscalía acusa a Timoshenko de endosar presuntamente al Estado ucraniano una deuda contraída por la corporación Sistemas Energéticos Unidos de Ucrania ante el Ministerio ruso de Defensa por valor de 405,5 millones de dólares.

Según la acusación, Timoshenko desvió fondos públicos en connivencia con el entonces primer ministro de Ucrania, Pável Lazarenko, entre 1997 y 1998, a lo que se suma la evasión de impuestos.

Días antes de cumplir un año en prisión, en la que se encuentra desde el 5 de agosto de 2011, Timoshenko fue nombrada cabeza de lista de la alianza opositora liderada por su partido Batkivshina para las próximas elecciones parlamentarias de octubre.

Poco después, la Comisión Electoral Central de Ucrania negó a la ex primera ministra el registro como candidata a diputada de la Rada Suprema (Parlamento), ya que las leyes ucranianas impiden a los convictos concurrir a los procesos electorales.

El encarcelamiento de la líder opositora les costó duras críticas por parte de Occidente, con la Unión Europea a la cabeza, al presidente ucraniano Víctor Yanukóvich, antiguo rival político de Timoshenko, y a su Gobierno del Partido de las Regiones.

Kiev está cada vez más alejado de Bruselas y de su anhelo de acercarse a la UE mediante la firma de un Acuerdo de Asociación, que beneficiaría a Ucrania mucho más allá de un tratado de libre comercio, cuya negociación concluyó ya hace muchos meses.

Europa, sin embargo, ha condicionado su firma a la libertad de Timoshenko y ha exigido que la líder opositora pueda concurrir a las elecciones legislativas de octubre.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies