Alerta en Ucrania por peste porcina

La peste porcina africana, un virus muy contagioso que se propaga con facilidad entre las cabañas de cerdos domésticos y de jabalíes, "puede propagarse a pasos agigantados cuando es introducida en nuevas zonas", explican desde la FAO.

Para los expertos del organismo de las Naciones Unidas es preocupante que la zona de expansión de la peste porcina africana, reducida durante décadas a África y a la isla italiana de Cerdeña -y erradicada de la península ibérica en la década de los noventa-, se extienda a áreas vecinas desde Rusia y el Cáucaso, donde se registran casos desde 2007.

Por eso la FAO pidió a las "autoridades nacionales y locales" de esta región europea "intensificar sus medidas de prevención y estar preparadas para responder en caso de que haya nuevos brotes", alertó el jefe del servicio de veterinarios del organismo, Juan Lubroth, que vaticinó la posibilidad de nuevos brotes.

Países como Moldavia, Kazajistán y Letonia y zonas vecinas al foco del brote en Ucrania, que crían una parte importante de sus cerdos domésticos en el ámbito familiar, lejos de las explotaciones ganaderas estabuladas de mayor tamaño, presentan "elevado riesgo" de sufrir casos de peste porcina africana.

Y es que los cerdos criados por pequeños campesinos, a menudo a partir de "protocolos insuficientes de bioseguridad", como una alimentación basada en sobras de alimentos en forma sólida y líquida -conocida como de "aguas grasas"-, sufren mayores riesgos de contraer la enfermedad, ya que una alimentación basada en residuos "es responsable del 97 % de todas las nuevas infecciones", según la FAO

"El sector de las explotaciones domésticas, que representa el 34 % de toda la población de cerdos domésticos, suele infectarse en primer lugar y transmite posteriormente el virus a las pequeñas explotaciones agrícolas comerciales y, eventualmente, a las explotaciones agrícolas industriales", aseguran.

La FAO instó a hacer cumplir la prohibición de la alimentación con aguas grasas -en la que un resto de carne contaminada por el virus pueden enfermar a cerdos y jabalíes- aunque reconoce el "desafío" de su puesta en práctica entre los ganaderos más pobres, para los que se trata de una forma barata de mantener la producción.

El organismo destacó la rápida respuesta de Ucrania al sacrificar a los animales enfermos y poner en cuarentena a las poblaciones próximas a la cabaña infectada, así como el hecho de que indemnizara a los ganaderos afectados, una manera de que "las familias pobres que dependen de la cría de cerdos para su alimentación e ingresos no queden arruinadas".

Entre las manifestaciones más recientes de la peste porcina africana está el brote que sufrió Rusia en 2011, en el que 300.000 animales murieron o tuvieron que ser sacrificados y el país afrontó pérdidas por un valor de 240 millones de dólares.

El comunicado también alerta del alto riesgo potencial para las grandes cabañas de jabalíes que viven en Francia, Italia y España, cuyo elevado número de ejemplares va en paralelo a una mayor población de cerdos domésticos en toda Europa occidental

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies