Las Fuerzas Aéreas Rusas cuentan con nuevos misiles

Cazabombarderos toman parte en una exhibición en Zhujovski. Fuente: ITAR-TASS / Marina Listseva.

Cazabombarderos toman parte en una exhibición en Zhujovski. Fuente: ITAR-TASS / Marina Listseva.

Las Fuerzas Aéreas se han hecho con nuevos misiles de largo alcance.

El pasado 12 de agosto, en  los alrededores de Moscú tuvo lugar una espectacular celebración para festejar el centenario de las Fuerzas Aéreas de Rusia.  Sobrevolaron el cielo de Zhukovski más de cien aviones.

Sin embargo, entre ellos apenas podía verse maquinaria nueva. Aparecieron bombarderos Tu-160 modernizados, un prometedor complejo de aviación táctica (PAK FA) T-50 que debe convertirse en un caza multifuncional de quinta generación, un cazabombardero Sujói-Su34un caza polivalente Su-35, un MiG-35 con algunas modificaciones, un avión de entrenamiento Yak-130, helicópteros Mi-28N y Ka-52... No obstante, el comandante de las Fuerzas Aéreas Rusas, Víctor Bóndarev prometió que a finales de este año el ejército ruso recibirá más de 180 nuevos aviones y helicópteros. Es más, el presidente Vladímir Putin aseguró que antes del 2020 recibirán más de 600 aviones nuevos y más de 1.000 helicópteros.

Los aviones, así como los helicópteros, son portadores de armas como misiles, bombas y obuses. Al mismo tiempo, es necesario que eviten las defensas y lo radares de los enemigos. ¿Cómo puede lograrse este fin? Mediante un misil que pueda volar a una distancia de más de 400-500 km (zona de defensa antiaérea). En este caso el misil debería ser subsónico, supersónico, o mejor aún, de velocidad hipersónica y volar realizando maniobras de curso y altitud bordeando cuidadosamente el relieve del terreno.

Las Fuerzas Aéreas de Rusia cuentan con misiles de esas características. Entre ellos poseen dos tipos de misiles de crucero para bombarderos estratégicos Tu-95MS y Tu-160, y los Kh-55 y Kh-555 desarrollados por MKB 'Raduga' en Dubná.

El primer tipo cuenta con una ojiva nuclear, mientras que el segundo está equipado con explosivo convencional. Además, la distancia de acción de estos misiles, al igual que los americanos AGM-86 y AGM-129 Tomahawk, llega a los 3.000 km. Están equipados con un sistema automático de guiado con ajuste de trayectoria según el relieve del terreno: el programa se instala en el misil antes de la puesta en marcha y contiene un mapa del relieve del territorio a sobrevolar. También cuenta con la posibilidad de realizar maniobras para evitar ser interceptado por otros misiles.

Del mismo modo, el Kh-555 al ser el misil más novedoso incluye un sistema de guiado adicional: un sistema electro-óptico de reajuste y de navegación por satélite. Mientras que el X-55 posee un factor de desviación del punto de destino de 100 metros (para una ojiva nuclear esa desviación no es importante), el del Kh-555 sólo de 20 metros.

Sin embargo, incluso estos misiles de crucero estratégicos de alta precisión no acaban de responder a las crecientes demandas de los militares. El viceministro de Defensa, Alexánder Sujorúkov en una reciente conferencia de prensa en Moscú dijo que se está llevando a cabo la creación de un nuevo misil estratégico de largo alcance Lo que no explicó fue de cuál se trata y cuáles son sus características.

En la prensa escrita apenas existe información sobre dicho misil. Aunque se sabe que a finales de los años 80 los especialistas de MKB 'Raduga' intentaron crear un misil estratégico con hipersonido diseñado para investigar el espacio trans-atmosférico y que se presentó en exposiciones internacionales bajo el nombre de 'Burlak'. Se desarrolló bajo la dirección del creador del X-55, Ígor Seleznióv. No obstante, debido a la caída de la Unión Soviética y a la falta de financiación en los años 90 no pudo continuarse con el proyecto. Es posible que en la actualidad los diseñadores vuelvan a trabajar en él.

Otro proyecto de MKB 'Raduga' son los Kh-101 y Kh-102 que cuentan con ojivas nucleares y convencionales. La potencia de la ojiva nuclear oscila entre 180 y 200 kilotones. Además, se prentende alcanzar una distancia de lanzamiento de 5.500 km, que anteriormente era de 3.000km. Aunque para incrementar la distancia hizo falta aumentar la masa inicial del misil en unos 800 kg y mantener el peso de la ojiva en unos 410 kg. Sin embargo, tras cambiar el diseño, utilizar un motor nuevo y actualizar el sistema de navegación se consiguió un aumento en la velocidad máxima, que es de entre 950 a 970 km/h.

En 2010, la prensa ​​informó que el misil X-101 tenía muy buenas perspectivas. Es evidente que los aviones de largo alcance equipados con tales misiles requerirán de alguna innovación. En primer lugar, la sustitución o modernización del sistema de a bordo de control de los aviones. Además, los compartimentos del bombardero Tu-95MS no pueden acoplar el nuevo misil. Es por eso que en las fotografías de los Tu-95MS que aparecieron en internet, los misiles Kh-101 aparecen suspendidos en los pilones bajo las alas, dos en cada uno (por lo tanto un total de ocho misiles).

Actualmente el Tu-95MS sólo puede llevar seis misiles Kh-55 y Kh-555 dentro de su fuselaje. En cuanto al Tu-160, los datos disponibles indican que se puede equiparse con una carga completa de doce misiles, la ventaja del tamaño de su compartimiento de carga y los lanzadores le permiten hacerlo.

De todos modos, se puede afirmar que todavía no es factible crear un nuevo misil. Se cree que sin apoyo oficial el Kh-102 sólo será una versión del Kh-101. En primavera de este año el ministro de Defensa, Anatoli Serdiúkov, habló sobre unos nuevos misiles de crucero estratégicos de base aérea que ya habían llegado a las tropas para realizar pruebas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.