La producción de automóviles se adapta a la normativa europea

Las fábricas se están preparando para cumplir con los estándares ecológicos. Fuente: ITAR-TASS.

Las fábricas se están preparando para cumplir con los estándares ecológicos. Fuente: ITAR-TASS.

 En la Unión Soviética no existía la idea de ecología ni de ahorro. No tampoco se economizaba en los recursos, se pensaba poco en la efectividad y en el impacto sobre el medio ambiente. Sin embargo, tras la ratificación y firma de acuerdos llegó el periodo en el que había que empezar a vigilar las emisiones nocivas a la atmósfera. Rusia aceptó las nuevas normas de juego con un poco de retraso. No se firmó el Euro-1 (la Normativa europea de emisiones y se pasó directamente al Euro-2, que se aprobó en el 2006), aunque existen unos estándares ecológicos en relación con el transporte por carretera.

En 2008 Rusia aprobó las normas Euro-3, que se quedaron en el papel: el reglamento técnico 'Sobre los requisitos para la gasolina' entró en vigor en septiembre de aquel año. En principio prohibía la producción de gasolina estándar Euro-2 (Ai-92) desde el 1 de enero del 2011. Sin embargo, las empresas de refinación de petróleo protestaron contra esta medida y a esto se sumó la crisis económica, con lo que a las empresas petroleras se les concedió una prórroga.

 

Como resultado de todo esto, la aplicación de Euro-3 se aplazó al 1 de enero de 2011, y junto con este cambio también se desplazó el resto del gráfico: se planeaba pasar al Euro-4 a partir del 2010 y al Euro-5 a partir del 2013.

 

Al cabo de un tiempo las fechas de aplicación se volvieron a mover y finalmente ahora el plan para los próximos cinco años es el siguiente: el funcionamiento de los estándares ecológicos Euro-3 y Euro-4 para los automóviles fabricados en Rusia se ha alargado un año, hasta el 31 de diciembre del 2012 y hasta el 2016 respectivamente.

 

A nivel de producción industrial las empresas automovilísticas rusas han cumplido con todas las disposiciones del gobierno sobre la aplicación de nuevos estándares ecológicos. AvtoVAZ ha convertido todos sus automóviles, destinados al mercado interno, al estándar Euro-2, poniendo fin de esta manera a la era de los motores de carburador. Al mismo tiempo para los coches destinados a la exportación ya se han aplicado las normas Euro-4.

 

A partir del 2008 todos los automóviles Lada para el mercado ruso se han producido según el estándar Euro-3.  En diciembre del 2011 AvtoVAZ completó el paso de su gama de coches al estándar ecológico Euro-4. Al mismo tiempo, el nuevo Lada Granta desde el principio ya fue diseñado bajo el estándar Euro-4. Actualmente todos los automóviles Lada que se venden en el mercado ruso cumplen los valores establecidos en las normas Euro-4”, explica Alexánder Shmigov, representante de la fábrica de Tolliati.

 

La fábrica también se ha propuesto cumplir con las normas de los 'verdes' europeos: los automóviles destinados a la exportación a la Unión Europea (los modelos Lada 4x4, Lada Kalina y Lada Priora) corresponden a las normas Euro-5. “El lanzamiento de los automóviles bajo el estándar Euro-5 empezó en otoño del 2010”, añade Shmigov.

El tercer pilar de la producción automovilística nacional, GAZ, también ha respetado todas las normas. “Todas las empresas del Grupo GAZ están preparadas para el lanzamiento de una producción ecológica basada en el estándar Euro-4, y en segmentos determinados ya están preparadas para Euro-5 y Euro-6”, explica la representante de la empresa Natalia Anisimova.

 

La producción de autobuses de la compañía tampoco se queda atrás. “Toda la serie de autobuses del Grupo GAZ se pueden suministrar en correspondencia con los estándares ecológicos Euro-4. Algunas modificaciones concretas, como por ejemplo, los autobuses con motores de gas, se producen exclusivamente según la normativa de Euro-4. En el 2011 lanzamos la primera producción en serie de Rusia de autobuses LIAZ de estándar ecológico Euro-5 e incluso de clase más alta Euro-5 +”, explica Anisimova.

 

En principio la mayoría de productores nacionales ya estaban preparados para pasar al estándar Euro-4 este año”, explica el analista de BTB Kapital Vladímir Bespalov. Según este analista, algunos productores incluso han sufrido pérdidas por los cambios en las fechas. El Grupo GAZ invirtió dinero en la fábrica de producción de motores en Yaroslavl que finalmente, con los cambios, resultó que no era tan necesario”, añade.

 

La representante de GAZ, Natalia Anisimova, también lo confirma: “Las inversiones en la nueva producción de la fábrica de motores de Yaroslavl fueron de 10.000 millones de rublos (unos 315 millones de dólares), incluyendo un crédito de Vneshtorbank de una suma de 5.800 millones de rublos. Sin embargo, como los clientes todavía no necesitan motores Euro-4, nos vimos obligados a aplazar un año el lanzamiento de la producción en serie, ahora la fábrica ensambla pequeñas partidas de motores pesados diésel YAMZ-651 y YAMZ-652 (de la familia de motores YAMZ-650, fabricados según la licencia Renault Trucks)que corresponden a los límites impuestos por las normas Euro-4. La fábrica no funciona a pleno rendimiento”, se lamenta la representante de GAZ.

 

Publicado originalmente en RBC 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies