Mañana se sabrá la sentencia contra Pussy Riot

Los fiscales han pedido tres años de prisión para Nadezhda Tolokónnikova, Yekaterina Samutsévich y María Aliójina, en prisión preventiva desde marzo, quienes, además de declararse inocentes del delito que se les imputa, denuncian que son víctimas de persecución política.

Varias organizaciones rusas pro derechos humanos y Amnistía Internacional, considera presas políticas a esas tres integrantes del grupo ruso.

El 21 de febrero de este año cinco integrantes de Pussy Riot irrumpieron encapuchadas en una zona restringida del altar de la catedral de Cristo Redentor, el principal templo ortodoxo del país,

Una vez allí, las mujeres se desprendieron de varias de sus prendas y comenzaron a tocar la guitarra eléctrica, a cantar y a bailar en ropa interior.

"Madre de Dios, echa a Putin", decía la canción, en la que se acusaba al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, de creer en el presidente de Rusia y no en Dios.

Tres de ellas fueron detenidas días después: las otras dos participantes en la acción no pudieron ser identificadas.

Samutsévich ha declarado que si en la catedral hubieran cantado "Madre de Dios, protege a Putin" en vez de "Madre de Dios, echa a Putin" no habrían sido enjuiciadas.

El juicio a las Pussy Riot ha levantado una campaña internacional en favor de su libertad a la que se han sumado figuras del mundo musical como Sting, Madonna, Björk y bandas como Red Hot Chili Peppers.

Según una encuesta del Centro Levada, un 65 por ciento de los rusos abogan por la inmediata puesta en libertad de las mujeres, mientras un 26 por ciento pide que sean condenadas a penas de prisión.

La Iglesia Ortodoxa reaccionó indignada ante la profanación del templo y pidió un severo castigo contra las mujeres, mientras las cancillerías occidentales han solicitado su inmediata liberación.

Las autoridades rusas "son gente poco inteligente, pues de lo contrario no hubiesen montado esta historia judicial absurda", dijo a radio "Svoboda" el disidente soviético Vladímir Bukovski, quien se mostró convencido de que la sentencia contra las Pussy Riot será condenatoria.

"Vivimos en un mundo virtual, (las Pussy Riot) apelaron a la Vírgen y les respondió Madonna", dijo Bukovski, que en su tiempo fue canjeado por el ya desaparecido líder comunista chileno Luis Corvalán, el referirse al apoyo de la diva del pop al grupo punk ruso.

Yulia Kalínina, comentarista de "Moskovski Komsomolets", el periódico de mayor tirada del país, tachó de grave error la decisión de las autoridades de perseguir judicialmente a las integrantes del grupo punk.

"Las Pussy Riot se han convertido en un 'icono' de la disidencia. Serán tan famosas como las celebridades que las apoyan y cuando dentro de unos años salgan en libertad ocuparán un lugar en la sociedad que en otras circunstancias jamás llegarían a tener", vaticina la periodista.

Según Kalínina, las Pussy Riot han pasado de ser patitos feos a cisnes gracias a la "estupidez ilimitada de quienes decidieron castigarlas cueste lo que cueste".

Pocos dudan de que la sentencia de mañana será condenatoria, sobre todo después de que las acusadas hayan pasado ya cinco meses en prisión preventiva.

La gran incógnita es la pena que les impondrá la jueza que vio la causa, Marina Syrova: si accederá a la petición de la fiscalía o dictará una condena que les permita recuperar la libertad, habida cuenta del tiempo que llevan en prisión.

Las autoridades rusas anunciaron que a la magistrada se le ha asignado protección policial debido a las numerosas amenazas que ha recibido.

También serán reforzadas las medidas de seguridad en torno a la sede del Tribunal, las principales plazas de las ciudad, así como junto a la catedral de Cristo Salvador, dijo a la agencia Interfax un portavoz de la Policía.EFE

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies