Histórica visita del patriarca ruso a Polonia

Ésta es la primera visita de un patriarca ruso a la católica Polonia, donde las relaciones entre las dos confesiones no siempre han sido fáciles.

"Las dos Iglesias están ahora preparadas para perdonar los pecados del pasado y pedir a sus fieles que pasen a una nueva página de la historia", explicó el religioso ruso en una entrevista con la radio pública polaca.

Será mañana cuando Kirill y el arzobispo católico Jozef Michalik, presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, firmarán por primera vez un documento conjunto de entendimiento entre ambas iglesias, en el que además pedirán a los Gobiernos polaco y ruso que superen sus diferencias históricas y faciliten un mayor acercamiento entre los dos países.

El histórico documento se inspira en la carta de reconciliación enviada por la Iglesia Católica polaca a la alemana en 1965, donde se declaraba: "Perdonamos y pedimos perdón" por las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial.

La historia entre Polonia y Rusia es complicada y está marcada por el dominio ruso sobre parte del territorio polaco entre finales del siglo XVIII y comienzos del XX, el pacto Ribbentrop-Molotov por el que la Unión Soviética y Alemania se dividieron Polonia en la Segunda Guerra Mundial, la matanza en Katyn de más de 22.000 oficiales polacos en 1940 o la imposición del comunismo tras el conflicto.

Más recientemente el accidente del avión presidencial polaco en Smolensk (Rusia), donde murieron sus 95 ocupantes, incluido el entonces presidente de Polonia, Lech Kaczynski, marcó otro episodio negro en la historia compartida por ambos países.

La histórica visita del Patriarca ruso llega sin embargo marcada por la polémica del juicio de las integrantes del grupo de música ruso "Pussy Riot", quienes este viernes (segundo día de Kirill en Polonia) conocerán la sentencia por irrumpir el pasado febrero en la iglesia principal de Moscú para protestar contra la estrecha relación del clero ortodoxo y el Gobierno de Vladimir Putin.

Las tres miembros de la banda se enfrentan a una pena de tres años de cárcel por subir al altar del templo cubiertas con un pasamontañas para cantar "la oración del punk", en la que pedían a la virgen María que librara a Rusia de Putin.

La protesta de las "Pussy Riot" tuvo como objetivo tanto a Putin como al dirigente de la Iglesia Ortodoxa Rusa, quien le apoyó en la campaña presidencial de este año.

Grupos de feministas polacas anunciaron que se concentrarán mañana frente a la embajada rusa en Varsovia para protestar por la presencia del Patriarca Kirill y en apoyo de las jóvenes de "Pussy Riot". EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.