Protestas contra un proyecto minero en la región de Vorónezh

Numerosos ciudadanos han mostrado su rechazo a los planes de la Compañía  Minera y Metalúrgica de los Urales (UMMC). Fuente: RIA Novosti.

Numerosos ciudadanos han mostrado su rechazo a los planes de la Compañía Minera y Metalúrgica de los Urales (UMMC). Fuente: RIA Novosti.

Una riada de ciudadanos descontentos inunda las calles para protestar contra el desarrollo de minas de cobre y níquel en la región de Vorónezh.

El pasado domingo 5 de agosto se batió un récord de asistencia en un mitin organizado,   en la historia postsoviética de la ciudad de Novojopiorsk. La acción se mostró en contra de los planes de desarrollo de yacimientos de níquel y cobre en el valle del río Jopior, situado al este de la región de Vorónezh. Según los organizadores, salieron a la plaza central de la ciudad 5.000 de sus 6.000 habitantes, tal y como declaró la impulsora del mitin Nellya Rudchenko.

Las estimaciones de la policía rebajaron la cifra de manifestantes a 2.500 personas. En el mitin se recogieron firmas para una petición formal dirigida al gobernador Alexánder Gordéiev. La población teme que la extracción y el enriquecimiento de cobre y níquel causen daños ecológicos en la reserva natural de Jopior y en toda la región.

Estas protestas, que han tenido lugar tanto en las regiones de Vorónezh como en las próximas de Volgogrado, comenzaron ya en invierno, cuando el primer ministro Vladímir Putin firmó un decreto en virtud del cual se convocaba un concurso para el desarrollo de las minas de cobre y níquel de Yiolkinsk y Yelansk, y se convirtieron en multitudinarias en primavera, justo antes de la ejecución del concurso que ganó la UMMC, según explicó Konstantín Rubajin, coordinador del movimiento 'En defensa del Jopior'.

A finales de mayo, se organizó una carrera de automóviles entre Uriupinsk y Novokopiorsk en contra del níquel y se formó una caravana de coches de hasta 3 kilómetros. En la protesta convocada en la ciudad de Borisoglebsk, con una población de 50.000 habitantes, se manifestaron 12.000 personas. Señala Rubajin que en la región no había habido protestas tan multitudinarias.

Hace una semana los activistas del movimiento en defensa del Jopior entregaron la petición para que se anulara la ejecución del concurso a Vladímir Putin en el campamento del foro juvenil Seliguer.  En un primer momento Gordéiev apoyaba el proyecto de inversión, que aportaría a las arcas de la región 2.500 millones de rublos al año, pero, a finales de junio, después de los mítines celebrados en Borisoglevsk y Novojopiorsk, declaró que “sin el apoyo de la población y sin el consenso general” el proyecto no se pondría en marcha. Está previsto que esta él mismo viaje a Novojopiorsk para reunirse con los activistas.

Yelansk y Yiolkinsk son los últimos yacimientos de níquel y cobre sin explotar en Europa. Hasta ahora la UMMC no se dedicaba a la producción de níquel. Tal y como señaló a finales de mayo Grigori Rudoi, director de producción minera de la UMMC, la compañía puede renunciar a la explotación si el precio del níquel cae por debajo de los 15.000 dólares por tonelada, pues en ese caso no sería rentable (ayer, en el LME, el valor futuro del precio del níquel a tres meses cotizaba a 15.405 dólares por tonelada).

La UMMC tiene un largo historial de protestas. Para resolver cuestiones relacionadas con el medio ambiente se destinarán cerca de 3.600 millones de rublos (unos 113 millones de dólares) de entre los más de 50.000 (casi 1.570) previstos para el total del proyecto de desarrollo de los yacimientos, según informó la compañía. La semana pasada el portavoz no respondió a las preguntas. El Ministerio de Medio Ambiente ha encargado a la agencia rusa para la explotación de recursos minerales, Rosnedra, que prevea ya en la licencia qué obligaciones ecológicas deberá cumplir, según dijo el portavoz del Ministerio.

Artículo publicado originalmente en Védomosti. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.