La oposición rusa se organiza contra Putin

El dirigente opositor y bloguero, Alexéi Navalni, anunció hoy que el 7 de octubre se celebrarán las elecciones al consejo que aglutinará a partidos políticos y a organizaciones sociales de todo signo.

El consejo, que coordinará tanto las protestas como el diálogo con las autoridades y la política informativa de la oposición, estará integrado por 45 miembros, de los que 15 serán representantes de formaciones políticas y el resto, independientes.

Navalni aseguró que varias organizaciones que se encargan de observar los comicios a nivel federal y municipal, garantizarán la limpieza de las elecciones al consejo.

Precisamente Navalni, quien labró su fama al destapar varios casos de corrupción en la administración pública, ha sido acusado formalmente por el Comité de Instrucción de apropiación indebida, delito por el que el podría ser condenado a diez años de prisión.

La idea de crear un consejo coordinador surgió durante la última protesta multitudinaria de la oposición extraparlamentaria, que reunió en el centro de Moscú a más de 100.000 personas el pasado 12 de julio, Día Nacional.

Otro de los líderes opositores, Serguéi Udaltsov, ha asegurado que la próxima protesta opositora se celebrará el próximo 15 de septiembre y podría congregar a 150.000 personas.

"Estamos lanzando una ofensiva otoñal contra ladrones y sinvergüenzas" -calificativos que aluden al partido oficialista Rusia Unida-, dijo Udaltsov, quien añadió que en el resto de ciudades rusas de más de un millón de habitantes también se celebrarán ese día protestas masivas.

La oposición mantiene su demanda de repetir las elecciones parlamentarias de diciembre pasado, que consideró fraudulentas, y de introducir reformas políticas, a lo que se niegan las autoridades.

Recientemente, Putin advirtió del peligro de las actitudes anarquistas de la oposición extraparlamentaria, a la que acusó de estar influenciada por Occidente.

"Ahí hay mucha gente con ideas patrióticas. A esos les comprendo muy bien y les tengo una gran estima. Me da rabia por la gente que utiliza tecnologías políticas desarrolladas por alguien en el exterior", señaló.

Putin promulgó a mediados de junio una nueva ley que ha endurecido notablemente las multas en caso de violación de las normas en los mítines y actos políticos públicos, y que la oposición ve como una restricción de la libertad de manifestación.

Además, aprobó otra que obliga a las ONGs financiadas por el exterior que se dedican a actividades políticas a registrarse como "agentes extranjeros".

Ambas leyes han sido denunciadas por los países occidentales, pero el Kremlin mantiene que su objetivo es garantizar la estabilidad política y proteger a Rusia de la injerencia exterior. EFE

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies