La oposición bielorrusa boicoteará las elecciones parlamentarias

"Boicotearemos las elecciones. No estamos dispuestos a hacerle el juego al régimen de (el presidente, Alexandr) Lukashenko", afirmó Stanislav Shushkévich, ex presidente del Parlamento bielorruso

Shushkévich, enemigo acérrimo de Lukashenko desde hace 20 años, se mostró convencido de que en los comicios legislativos "habrá fraude", ya que la Comisión Electoral Central (CEC) está absolutamente controlada por las autoridades.

"En Bielorrusia no hay elecciones, sino designaciones. Lukashenko echó hace muchos años a la oposición del Parlamento y nunca permitirá que regresemos", dijo en conversación telefónica desde Minsk.

A su vez, el veterano opositor Anatoli Lebedkó, que estuvo varios meses bajo custodia del KGB tras las elecciones presidenciales de diciembre de 2010, recordó que la participación de la oposición en las legislativas de 2004 y 2008 no dio ningún resultado positivo.

"Poco importa lo que digan los sondeos a pie de urna. Al fin y al cabo, es Lukashenko quien designa a dedo a los diputados del Parlamento", dijo a Efe.

La estrategia del Partido Cívico Unificado que Lebedkó encabeza y de las otras formaciones que le apoyan es participar activamente en la campaña para pedir a los bielorrusos que no acudan a las urnas.

"Nuestro lema es 'Unas elecciones limpias sin Lukashenko'. Registraremos a 57 candidatos para poder transmitir nuestra opinión a los electores. Llamaremos al boicot de los comicios y a los que quieran acudir les diremos que voten contra todos", dijo.

Lebedkó, quien recuerda que los diputados bielorrusos han propuesto un solo proyecto de ley en cuatro años de legislatura, subraya que el mensaje opositor debe ser el siguiente: "Lukashenko y el sistema está en un callejón sin salida".

"La única salida son unas elecciones libres. Si no hay comicios libres, no hay renovación. Si no hay renovación, no habrá cambios. Ni no hay cambios, nunca habrá progreso", indicó.

El opositor destacó que en la comisión que se dedicará a escrutar las papeletas depositadas en los comicios los representantes de la oposición suponen "menos del 1 por ciento del total".

"Todos son representantes dependientes del poder. No se puede esperar que cuenten bien los votos. Esto demuestra que las autoridades no están seguras de que ganarán las elecciones", destacó.

En las anteriores elecciones legislativas de septiembre de 2008, que no fueron reconocidas como democráticas por Occidente, la oposición no logró ningún acta de diputado.

Varios candidatos y centenares de personas fueron detenidos tras los violentos disturbios que estallaron después de las elecciones presidenciales, tachadas de fraudulentas por la oposición, EEUU y la Unión Europea.

Lukashenko, que es considerado el último dictador de Europa y lleva en el poder desde 1994, fue reelegido con más del 80 por ciento de los votos.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.