Iran insiste en reclamar los misiles S-300 a Rusia

"Les apoyamos, mantenemos una postura constructiva en las negociaciones nucleares y mira cómo nos pagan", señaló una fuente gubernamental rusa citada hoy por el influyente diario "Kommersant".

Rusia, que había suscrito en los años anteriores varios contratos multimillonarios de venta de armas con Teherán, considera que el comportamiento de Irán no es correcto y advierte de que el contencioso judicial puede pasar al plano político.

"Ya le hemos hecho saber a Irán que la querella no contribuye al desarrollo de nuestras relaciones, pero nuestras peticiones de que retiren los documentos de los tribunales no han sido escuchadas", apuntó un portavoz de la Presidencia rusa.

En un último intento por persuadir al Gobierno iraní, el Kremlin enviará próximamente a Teherán una nueva delegación gubernamental antes de que se reanuden las negociaciones entre Irán y las grandes potencias.

"Si recibimos una nueva negativa, Irán se quedará solo en las negociaciones nucleares con la comunidad internacional", subrayó el funcionario.

Otra fuente, del Ministerio de Exteriores ruso, confirmó al diario que "a los diplomáticos se les dio la orden de seguir este rumbo en el diálogo con los iraníes".

Irán intenta quitar hierro al asunto y recientemente el embajador iraní en Moscú, Sayed Sadzhadi, aseguró a la prensa rusa de que Teherán exige a Rusia sólo 900 millones de dólares.

El diplomático destacó que los otros 3.000 millones fueron incluidos en la querella por el tribunal de arbitraje de Ginebra "sin conocimiento de la parte iraní y al margen de su deseo de incluirlos".

Los juristas consultados por el diario mantienen que es muy improbable que el tribunal suizo haya añadido la citada cifra por su cuenta y riesgo.

Con todo, la fuente del Kremlin confía en que Rusia no tenga que recurrir a "la artillería diplomática pesada" para solucionar el problema.

"Por ahora las negociaciones con Irán no están siendo fáciles, pero esperamos alcanzar un acuerdo sin llegar a los tribunales", indicó.

Rusia se manifestó el pasado año sorprendida por la decisión iraní de dirigirse a los tribunales en vez de optar por un compromiso.

Moscú mantiene que el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó suspender en 2010 el suministro de armamento pesado -misiles, tanques, aviones, carros blindados o buques de guerra-, en cumplimiento de la resolución 1.929 del Consejo de Seguridad de la ONU.

En cambio, Teherán mantiene que los S-300 no están afectados por la resolución y, pese a recuperar el desembolso inicial de la parte rusa, insiste en reclamar el pago de compensaciones por los perjuicios ocasionados.

Irán sospecha que el Kremlin congeló la operación por motivos políticos en medio del reinicio de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Según el contrato firmado en 2007, Rusia debía haber suministrado a Irán al menos cinco baterías de sistemas móviles de defensa aérea S-300, destinados al transporte y lanzamiento de misiles para interceptar objetivos como helicópteros, aviones de combate, aviones de vigilancia y diferentes proyectiles y cohetes.

Los S-300 son considerados mucho más potentes que los también sistemas antiaéreos Tor M-1, que Irán compró a Rusia por casi mil millones de dólares en 2005, contrato que Israel describió como una "puñalada en la espalda". EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies