Descubren una trama que quería estafar 250 millones de dólares en obras olímpicas

La policía rusa ha destapado una trama empresarial para estafar 8.000 millones de rublos (250 millones de dólares) al Estado en proyectos olímpicos, según informó hoy el Ministerio de Interior ruso.

Los empresarios intentaron hacerse con recursos públicos al elevar de manera injustificada el presupuesto de cuatro proyectos de obras cuya ejecución les había sido concedida para los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que se celebrarán en febrero de 2014.

"Como resultado de la actuación policial se ha podido evitar el perjuicio al presupuesto federal", señaló a la agencia Interfax un portavoz del ministerio.

Dos empresas, una pública y otra privada, son investigadas en relación al intento de estafa, aseguró otro portavoz de Interior al diario ruso "Izvestia".

La empresa privada "Mostovik", adjudicataria de la obra de la pista de bobsled, "incrementó el presupuesto en 2.500 millones de rublos (78 millones de dólares)", reveló el funcionario de Interior.

Mientras, varios directivos de la corporación estatal "Olímpstroi" trataron estafar al Estado 5.600 millones de rublos (172 millones de dólares) tras subir el presupuesto de tres proyectos de obra, según las autoridades.

Una fuente del Tribunal de Cuentas de Rusia señaló a "Izvestia" que algunos directivos de la corporación quisieron enriquecerse con los proyectos de algunas de las principales instalaciones de Sochi 2014, como es el caso del Palacio de Hielo y del Estadio Central.

La investigación de las autoridades, según dicha fuente, se inició a raíz de una auditoría realizada por el Tribunal de Cuentas.

Representantes de "Olimpstroi", por su parte, aseguraron al diario ruso que la corporación ha justificado ante el Tribunal todas las observaciones realizadas por los auditores y negaron tener conocimiento alguno sobre la apertura de causas penales contra ninguno de sus directivos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.