Rusia y China discrepan con EEUU sobre la decisión de Kofi Annan

La renuncia a proseguir su mandato deja al conflicto en una situación difícil de solucionar a nivel diplomático. Fuente: Reuters.

La renuncia a proseguir su mandato deja al conflicto en una situación difícil de solucionar a nivel diplomático. Fuente: Reuters.

El ministerio de Asuntos Exteriores ruso considera la salida de Annan como una victoria de los que apoyan un escenario de solución de la crisis a través de la fuerza. Por su parte, el Gobierno de los EE UU ha culpado a Moscú y a Pekín del fracaso de los planes para la pacificación de Siria diseñados por el enviado especial de la ONU y la Liga de países árabes, Kofi Annan, que la semana pasada decidió no prolongar su mandato.

El representante de la Casa Blanca, Jay Carney, declaró que la decisión de Kofi Annan de no continuar su mandato, que terminaba el 31 de agosto, es en gran parte consecuencia del rechazo de Rusia y China de apoyar la resolución sobre Siria del Consejo de Seguridad de la ONU. "Estas resoluciones podrían haber llevado a presidente sirio Bashar el Assad a asumir las responsabilidades de su negativa a seguir las disposiciones del plan de Annan. Hemos declarado en repetidas ocasiones nuestro pesar por este veto", declaró Carney, después de añadir que "estas acciones dejan a Rusia y a China en el 'lado erróneo de la historia' y las enfrentan al pueblo sirio".

A su vez, Rusia y China expresaron su pesar por la renuncia de Annan, después de declarar que esta era consecuencia de la posición poco constructiva de los países occidentales. "Algunos países apoyaron de palabra las iniciativas de paz de Kofi Annan, pero actuaron en contra de las mismas. Su principal objetivo es ocultar lo que realmente está pasando en Siria", declaró el representante permanente de la Federación Rusa en las Naciones Unidas, Vitali Churkin.

"La decisión de Annan plantea muchas preguntas en relación con el futuro de la pacificación en este país. Es un mediador internacional honrado, pero hay quienes quieren sacarlo del juego, para desatar las manos para posteriores acciones de fuerza", añadió en su blog de Twitter el vicedirector del ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Guenadi Gatilov.

La noticia de que el antiguo Secretario General de la ONU cesaba en su actividad como enviado especial para la crisis en Siria, ha tenido lugar sobre un fondo de continuos comunicados sobre la escalada del conflicto sirio. El ejército gubernamental ha llevado a cabo encarnizados combates con la oposición armada por la ciudad de Alepo, y se ha desplegado por la frontera con Líbano para detener el contrabando de armas.

La misión de Annan llegó a un callejón sin salida no solo por la falta de voluntad de las partes en conflicto para alcanzar un acuerdo, sino porque Occidente y la Liga Árabes, por un lado, y Rusia y China, por otro, se posicionaron en distintos lados de la barricada. Mientras EE UU y sus aliados daban a entender con firmeza que no veían posibilidades de llegar a un acuerdo con la participación de Annan, Moscú y Pekín continuaban insistiendo en que se mantuviera el papel al antiguo secretario general de la ONU en la resolución del conflicto. Annan quedó entre dos fuegos y finalmente se vio obligado a salir.

El texto ha sido redactado a partir de artículos de Kommersant.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies